Gran Bretaña acelera su plan de vacunación

JILL LAWLESS
·3  min de lectura
El primer ministro británico, Boris Johnson, habla con las trabajadoras sanitarias Liz Hallett, a la izquierda, y Wendy Warren durante una visita a un centro de vacunación en Cwmbran, en el sur de Gales, el miércoles 17 de febrero de 2021. (Geoff Caddick/Pool via AP)

LONDRES (AP) — Gran Bretaña aspira a que todos los adultos del país hayan recibido una dosis de la vacuna contra el coronavirus para el 31 de julio, indicó el domingo el gobierno, que adelantó en un mes su objetivo inicial.

El nuevo plan también contempla que todos los mayores de 50 años o personas con problemas médicos subyacentes se hayan vacunado para el 15 de abril, en lugar del objetivo anterior del 1 de mayo.

Los fabricantes de las dos vacunas que utiliza Gran Bretaña, Pfizer y AstraZeneca, han sufrido problemas de suministro en Europa. Pero el secretario de Salud, Matt Hancock, que anunció los nuevos plazos, dijo que “ahora creemos que tenemos los suministros” para acelerar la campaña.

El éxito inicial en la campaña británica de vacunación son buenas noticias para un país que ha sufrido más de 120.000 muertes por coronavirus, la cifra más alta de Europa. Más de 17,2 millones de personas, casi un tercio de los adultos del país, han recibido una o la dos dosis de la vacuna desde el inicio de las inoculaciones el 8 de diciembre.

Gran Bretaña ha ampliado hasta 12 semanas la espera entre dosis para aumentar rápidamente el número de personas que recibe una protección parcial. La estrategia ha sido criticada en algunos países -y por Pfizer, que dice no tener datos que respalden ese sistema- pero cuenta con el respaldo de los asesores científicos del gobierno británico.

Los nuevos plazos para la campaña se anunciaron mientras el primer ministro británico, Boris Johnson, se reunía con ministros el domingo para completar un “calendario” de salida de la cuarentena nacional, un plan que se presentará el lunes.

Gran Bretaña, castigada por la presencia dominante de una variante del virus que según los científicos es más contagiosa y más letal, ha pasado buena parte del invierno bajo un estricto confinamiento. Bares, restaurantes, escuelas, peluquerías y todos los comercios no esenciales están cerrados, mientras que tiendas de alimentación, farmacias y establecimientos de comida para llevar siguen abiertos.

El gobierno ha insistido en que la reapertura social y económica será lenta y prudente, y es improbable que los comercios no esenciales o las actividades sociales al aire libre se normalicen antes de abril. Muchos niños volverán a la escuela a partir del 8 de marzo y las personas en residencias asistenciales podrán recibir un visitante desde esa fecha.

El gobierno conservador de Johnson ha sido acusado de reabrir el país demasiado rápido tras una primera cuarentena en primavera.

Las cifras de casos nuevos confirmados, hospitalizaciones y muertes están bajando, aunque siguen siendo altas, y Johnson dijo que su plan de reapertura iría en función de “los datos, no las fechas”.

Sin embargo, se ve presionado por los legisladores conservadores, que alegan que las restricciones deben levantarse deprisa para reactivar una economía castigada por tres periodos de confinamiento en el último año.

Los hospitales británicos siguen atendiendo a unos 20.000 pacientes de coronavirus, la mitad que en el pico de enero pero casi tantos como en el peor momento de la primera ole, en primavera, señaló John Edmunds, miembro del grupo de asesores científicos del gobierno.

“Si ahora nos relajamos muy rápido, tendríamos otro repunte en hospitalizaciones” y muertes, dijo a la BBC.

Edmunds añadió que la incertidumbre se ve exacerbada por las nuevas variantes del virus, incluida una identificada en primer lugar en Sudáfrica y que podría ser más resistente a las vacunas actuales.

El gobierno tomará una “estrategia prudente pero irreversible” para reabrir la economía, indicó Hancock a Sky News.