Brenda Uliarte negó haber participado del atentado a Cristina Kirchner y su novio la desvinculó: “No tuvo nada que ver”

·4  min de lectura
Fernando Sabag Montiel al ingresar a Comodoro Py, donde volvió a negarse a declarar, aunque dijo que su novia "no tuvo nada que ver" con el intento de asesinato a Cristina Kirchner
Fernando Sabag Montiel al ingresar a Comodoro Py, donde volvió a negarse a declarar, aunque dijo que su novia "no tuvo nada que ver" con el intento de asesinato a Cristina Kirchner - Créditos: @Gustavo Garello

Brenda Uliarte le dijo a la Justicia que “solo acompañaba” a su novio cuando Fernando Sabag Montiel gatilló contra Cristina Kirchner frente a su departamento, la noche del jueves pasado. La joven dijo que “no estaba de acuerdo con lo que pasó” y que consideraba “aberrante” lo sucedido, “más allá de las diferencias políticas con esta señora”, en alusión a la vicepresidenta. En esa línea, negó sentir “odio” por Cristina Kirchner y rechazó haber participado en el atentado.

Tras prestar declaración ante la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, Uliarte quedó detenida y fue trasladada en una impresionante caravana de móviles policiales a dependencias de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Fernando Sabag Montiel y su novia habrían realizado tareas de inteligencia en la zona antes de intentar matar a Cristina Kirchner

En ese momento hizo su ingreso al juzgado de Capuchetti Sabag Montiel, que volvió a negarse a prestar declaración ante los magistrados. Solo afirmó que su novia no había tenido nada que ver con el ataque. Abandonó el juzgado rodeado de seis policías, protegido con un chaleco antibalas y esposado con las manos en la espalda.

Uliarte solo contestó las preguntas de su defensor de oficio, Gustavo Kollmann, y relató que estaba en la calle Juncal y Uruguay “para acompañar” a Sabag Montiel, con quien se había ido a vivir -según relató- “hacía un tiempo“.

Cuando le exhibieron el arma Bersa Thunder calibre 32 y las balas, dijo que nada de eso era suyo y señaló que “no tenía conocimiento de que Sabag Montiel pudiera cometer un hecho tan aberrante”, según relató a LA NACION una fuente con acceso a la declaración.

Durante los 35 minutos que duró la indagatoria, señaló que si hubiera sabido que iba a suceder eso se hubiera ido, no se hubiera quedado allí, agregaron las fuentes que repitieron su declaración.

Fernando Sabag Montiel al ingresar a Comodoro Py
Fernando Sabag Montiel al ingresar a Comodoro Py - Créditos: @Télam Agencia de noticias

Uliarte enfatizó que le pareció “aberrante” el ataque, “más allá de las diferencias que tiene con el partido que representa esta señora”, agregaron las fuentes. Señaló que “podían pensar de manera diferente, pero que respetaba las ideas de los demás y que no tenía odio ni nada de eso”, completaron.

Ante la jueza y el fiscal, la joven dijo que cuando sucedieron los hechos y detuvieron a su novio ella “quedó desconcertada”.

La joven se mostró entera ante los magistrados, no lloró, aunque se manifestó limitada en sus expresiones, como si toda la situación la abrumara. A los funcionarios judiciales que la interrogaron les costó mucho charlar con ella, porque por momentos se encendía y arrancaba con un relato, para callar de golpe, presa de los nervios, y por momentos se internaba en un discurso errático, relataron.

“Estaba muy conmovida por su situación”, dijo una fuente del caso que relató que antes de ser trasladada esposada, pudo hablar por teléfono con su padre, que se mostró muy acongojado y preocupado por su hija.

Al terminar la indagatoria, alrededor de las 21.20, Uliarte fue trasladada detenida nuevamente a un edificio de la PSA. En el operativo participó una “cápsula” de siete vehículos, incluidos autos y camionetas policiales, además de una custodia de ocho motos.

Mientras Uliarte era indagada, Sabag Montiel esperaba su turno dentro de una camioneta policial que estaba parada en el estacionamiento del edificio de Comodoro Py 2002, rodeada de policías.

Uliarte fue conducida al juzgado en medio de extremas medidas de seguridad, acompañada de su defensor oficial. Sabag solo habría tomado contacto con su abogado al descender del vehículo que lo trasladaba.

Teléfono desbloqueado

Mientras la joven se encontraba en el juzgado, los técnicos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) consiguieron acceder a su teléfono, pese a que Uliarte se había negado a dar la clave de ingreso. A diferencia de lo que sucedió con el celular de Sabag Montiel, no se habría perdido información en el proceso, indicaron fuentes de la investigación a LA NACION.

El teléfono de Uliarte permaneció unas 20 horas conectado a los equipos de la PSA, sometido a un procedimiento previo a la operación para saltear la clave y acceder al contenido. La PSA está ahora clasificando los mensajes, fotos y contactos del aparato.

El fiscal Carlos Rívolo pidió investigar las comunicaciones de la custodia de Cristina Kirchner

Uliarte buscó en todo momento despegarse de Sabag Montiel. En el comienzo de la indagatoria le leyeron la acusación, que la señala como partícipe de una tentativa de homicidio, y le exhibieron las pruebas en su contra; entre ellas, las fotografías del celular de su novio donde aparece con el arma empleada el jueves por la noche y las imágenes tomadas cerca del departamento de Cristina Kirchner, donde se la ve tanto el día del atentado como en jornadas anteriores. Esto último hizo pensar a los investigadores que Uliarte realizó inteligencia previa al atentado.

Sabag Montiel y su novia posan con el arma
Sabag Montiel y su novia posan con el arma