Despedido de la WWE por sorpresa tras perder 13,5 kg para triunfar

·5  min de lectura
TOKYO,JAPAN - JUNE 29: Braun Strowman enters the ring during the WWE Live Tokyo at Ryogoku Kokugikan on June 29, 2019 in Tokyo, Japan. (Photo by Etsuo Hara/Getty Images)

La WWE suele hacer limpieza una vez al año y llevar a cabo un despido masivo tras su evento magno, Wrestlemania. La compañía suele prescindir de luchadores que no tienen peso en la misma o cuyo recorrido no tiene vistas de prolongarse demasiado. Sin embargo en este 2021 ha sorprendido a propios y extraños con una segunda oleada de despidos en el mes de junio que ha puesto de patitas en la calle a algunos nombres de peso en la empresa de lucha libre más importante del mundo. Uno de esos nombres es el del mastodóntico Braun Strowman.

‘El monstruo entre hombres’ debutó en la WWE en 2015 y tenía contrato hasta 2023, pero la compañía ha decidido terminar con su acuerdo antes de tiempo. No sería extraño de no ser porque el wrestler ha gozado de importancia en los shows durante la mayor parte de su carrera, que se encontraba actualmente en uno de sus momentos más álgidos. Adam Scherr (nombre real del luchador) estaba entre las estrellas que pugnaban actualmente por el título de Campeón de la WWE y era uno de los favoritos entre los más jóvenes, que al fin y al cabo son uno de los principales objetivos de la empresa. Sin embargo, el factor económico parece haber sido el gran culpable de su despido.

Según informa Bleacher Report, Braun Strowman cobraba 1.9 millones de dólares al año (alrededor de 158.000 dólares al mes). Una cantidad muy elevada para los intereses de una WWE que confía en poder rescatar a leyendas de la empresa como Brock Lesnar, John Cena o la exuberante Eva Marie. ‘El monstruo entre hombres’ había renovado su contrato con la WWE en 2019 y las negociaciones fueron muy tensas, pero todo un excampeón universal y uno de los pocos luchadores que pueden presumir de haber conseguido la triple corona, gracias a sus títulos de campeón intercontinental y por parejas, bien merecía un esfuerzo monetario que finalmente ha terminado por ser clave a la hora de separar caminos.

Ni siquiera su última aparición importante en la WWE mediante un combate de triple amenaza con Bobby Lashley y Drew McIntyre en Wrestlemania Backlash ha podido evitar la marcha del carismático luchador, que para llegar hasta ahí había trabajado muy duro, dentro y fuera del ring.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Después de firmar con la WWE en 2015, Braun Strowman necesitó de dos años de formación antes de dar el salto al main roster. Lo hizo como miembro de la Wyatt Family, con un papel secundario de guardaespaldas de Bray Wyatt. Su descomunal tamaño y su desempeño cuando había que pasar a la acción pronto le hicieron captar la atención de los fans de la lucha libre, que le recibieron con los brazos abiertos, hasta el punto de que cuando voló libre, al margen de la Familia Wyatt, lo dio todo para escalar hasta la élite de la compañía. Algo que consiguió a base de trabajo y esfuerzo… y una transformación física que dejó a todos boquiabiertos.

“Si miras de dónde vengo y dónde estoy ahora… Dios mío. Cuando era un niño pequeño quería ser como Hulk Hogan. Sabía que quería ser como él. Alguien que cuando entra en una habitación capta toda la atención de forma inmediata”. Y vaya si lo hizo. Para no convertirse en el típico grandullón torpe y sin recursos más allá de su fuerza bruta, Braun Strowman se entregó al trabajo de gimnasio y comenzó una dieta que terminó por dar unos frutos impresionantes. Con el paso del tiempo ‘El Monstruo’ perdió 13.5 kilos y cambió los michelines y la grasa de su cuerpo por puro músculo y fibra (acordes a su tamaño).

‘El Monstruo’ se machaca en el gimnasio a diario, llevando a cabo una rutina de ejercicios de pierna, espalda, pecho, hombros, brazos y abdominales con un peso y un número de repeticiones que harían reventar al más común de los mortales. Una trabajo físico que combina con una dieta fuera del alcance de cualquiera y que sirve para perfilar sus 2.03 de altura y 154 kilos. “Cuando era pequeño, era un niño gordito. Mi madre no sabía decir que no cuando yo quería chucherías y comí muchas”, confesó en su momento un Braun Strowman que reconoció haber sido objeto de bullying durante su infancia. Con el paso de los años, esas chucherías y snacks pasaron a mejor vida. El gigantesco luchador consume un mínimo de 15.000 calorías diarias. Carne, arroz, pasta y verduras a la plancha son su sustento alimenticio. Tanto que la cadena de restaurantes Chipotle se ha convertido en su templo de la comida gracias a un burrito especial con relleno con arroz, pollo, bistec, verduras, maíz, guacamole y salsa agridulce.

Todavía no se conoce si Braun Strowman tiene la cláusula de 90 días sin poder firmar con ninguna otra compañía de lucha libre tras dejar la WWE que figura en los contratos de la inmensa mayoría de sus empleados. Puede que esas duras negociaciones de las que antes hablábamos tengan algo que ver con dicha condición, pero lo que está claro es que ‘El monstruo entre hombres’ no tendrá problemas para poder continuar con su carrera en el mundo del wrestling. Su despedida fue escueta. “¡Vaya capítulo de mi vida! ¡Muchas gracias!”, publicó en su cuenta personal de Twitter. Su vuelta promete hacer mucho ruido.

VÍDEO | Un luchador de wrestling salta desde el primer piso de un centro comercial

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.