Brasileños desafían el confinamiento total en el estado amazónico de Pará

Agencia EFE

Sao Paulo, 7 may (EFE).- El estado amazónico de Pará, en el norte de Brasil, inició este jueves el confinamiento total en diez de sus municipios a fin de contener el avance de la pandemia del coronavirus, pero el tránsito de personas permaneció intenso en algunas regiones periféricas de la capital, Belém, pese a las restricciones.

Pará se convirtió en el primer estado de la Amazonía en decretar el "lockdown", el cual será válido por un período de diez días en la capital de Pará, Belém, así como los otros seis municipios de su región metropolitana y otros tres del interior del estado.

Estas son las diez ciudades del estado más golpeadas por la pandemia, con unos índices de más de 75 casos de coronavirus cada 100.000 habitantes, una media superior a la regional (51 casos cada 100.000).

Hasta este miércoles, Pará registró 5.017 personas contagiadas por el patógeno y 392 fallecimientos, del total de 125.218 casos y 8.536 óbitos confirmados en Brasil, según el último balance oficial de las autoridades sanitarias del país.

De acuerdo con el Gobierno del estado de Pará, el lockdown exige la "suspensión total" de todos los servicios que no sean esenciales y limita la circulación de personas, pero centenas de brasileños desafiaron las restricciones en diferentes puntos de Belém, según constató Efe.

Los mercados al aire libre se encontraban repletos este jueves, al igual que las entradas de los bancos, pese a los intentos de la policía de disminuir el flujo de transeuntes.

Hasta el próximo domingo (10 de mayo), "las acciones de fiscalización serán realizadas para la concienciación y la orientación sobre la importancia del aislamiento social", explicaron las autoridades regionales en un comunicado.

Sin embargo, a partir de esta fecha, el incumplimiento de las reglas estará sujeto a sanciones de 150 reales para personas físicas (unos 27 dólares) y 50.000 reales para las jurídicas (unos 8.772 dólares).

ENDURECIMIENTO DE RESTRICCIONES EN OTROS ESTADOS

Pará es el segundo estado del país en tomar esta medida extrema, por detrás del estado de Maranhao (noreste), que adoptó el confinamiento total tras una decisión judicial.

En los próximos días, se espera que el confinamiento total también sea adoptado en algunos barrios de Salvador, capital del estado de Bahía, en el noreste, una de las regiones en que más ha avanzado la pandemia en este país de 210 millones de habitantes.

Además, se estudia la posibilidad de aplicar medidas rigurosas en ciudades del estado de Pernambuco, también en el noreste, y en Río de Janeiro, que está al borde de un colapso hospitalario.

La Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), el mayor centro de investigación médica de Latinoamérica, envió al gobierno regional de Río de Janeiro un comunicado en defensa de medidas más rígidas de aislamiento porque, según la fundación, la adopción tardía del lockdown "resultaría una catástrofe humana de proporciones inimaginables para un país con la dimensión de Brasil".

En ese sentido se pronunció también el ministro de Salud brasileño, Nelson Teich, quien admitió entender la "necesidad" de que en algunas ciudades sea necesario aplicar medidas de confinamiento total, en contradicción a la vuelta inmediata al trabajo que defiende abiertamente el presidente del país, Jair Blsonaro.

De todo el país, la región más afectada por el COVID-19 sigue siendo el estado de Sao Paulo, con unos 46 millones de habitantes, que ya superó los 37.850 casos y los 3.045 óbitos por la pandemia.

Sao Paulo pretendía flexibilizar las medidas de aislamiento social a partir del próximo 11 de mayo, pero admitió que puede dar marcha atrás debido a la aceleración de la curva en la región más rica y populosa del país.

En el estado entró en vigor este jueves la obligatoriedad de usar máscaras en las calles de todos sus municipios, mientras que en la capital paulista se limitará a partir de la semana que viene la circulación de coches mediante un sistema de rotación restrictivo.

(c) Agencia EFE