En Brasil, territorios de tribus no contactadas se queman mientras se propagan los incendios del Amazonas

Por Fiore Longo | @LongoFiore
·4  min de lectura

LA SUPERVIVENCIA de varios pueblos indígenas no contactados está en peligro tras los incendios en sus territorios. Activistas han descrito los incendios amazónicos de este año, y la guerra del presidente Bolsonaro contra los pueblos indígenas, como la “amenaza más grave para la supervivencia de las tribus no contactadas en toda una generación”.

Cuatro territorios indígenas se enfrentan a una crisis especialmente grave:

∞El conocido Bosque de Papaya, en la Isla del Bananal, la mayor isla interfluvial del mundo. Está habitada por indígenas ãwas no contactados. El 80 por ciento se quemó en los incendios del año pasado; este año se han visto fuegos en una de las áreas de bosque intacto. Más de 100,000 cabezas de ganado pastan ahora en la isla.

∞El territorio Ituna Itatã (Olor a Fuego), en el estado de Pará, donde tan solo habitan indígenas no contactados. Esta reserva fue el territorio más sacudido por la deforestación en 2019, mientras lo invadían acaparadores de tierras y ganaderos. En los primeros cuatro meses de 2020 otras 1,319 hectáreas de selva fueron destruidas, lo que supone un aumento del 60 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado.

También lee: Más de 4,000 km2 deforestados en la Amazonía Brasileña están en riesgo de incendiarse en 2020

∞El territorio Arariboia, en el estado amazónico oriental de Maranhão: indígenas awás no contactados habitan esta región, que ya ha sido ampliamente invadida. Los Guardianes de la Amazonia, vecinos guajajaras de los awás, advierten cada día que los madereros ilegales están destruyendo la selva a un ritmo alarmante (la tribu ãwa de la Isla del Bananal y la tribu awá del estado de Maranhão son pueblos indígenas diferentes).

∞El territorio Uru Eu Wau Wau. Indígenas no contactados de este territorio mataron al experto amazónico Rieli Franciscato el mes pasado: los expertos temen que este grupo se esté viendo forzado a salir de su selva por las invasiones.

Muchos son incendios provocados para poder despejar zonas de selva que abran paso a la explotación maderera y agroganadera y exportar a Europa y Estados Unidos millones de toneladas de soja, carne de vacuno, madera y otros productos cada año.

Incendios dentro del territorio de Arariboia, hogar de la tribu awá no contactada, en 2020. Imagen: Survival

CAMPAÑA CONTRA LA DESTRUCCIÓN

La APIB (Asociación de Pueblos Indígenas de Brasil) ha lanzado una campaña para llamar la atención sobre los vínculos de Bolsonaro con sus partidarios de la agroindustria y la violencia genocida que se está cometiendo contra los pueblos indígenas en todo el país. Piden que personas y empresas de todo el mundo dejen de comprar productos que alimentan la destrucción de sus territorios.

Asimismo, Survival ha lanzado una acción global para pedir a supermercados de Europa y Estados Unidos que dejen de comprar productos de la agroindustria brasileña hasta que se garantice el cumplimiento de los derechos indígenas.

No te pierdas: #PrayforAmazonas: Bolsonaro recibe críticas por su inacción tras semanas de incendios en el “pulmón del planeta”

Ângela Kaxuyana, portavoz de COIAB, la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña, ha declarado: “El acaparamiento de tierras, la deforestación y los incendios provocados amenazan directamente la vida de nuestros parientes no contactados. La destrucción de territorios que son sus únicas fuentes de vida, de donde obtienen sus alimentos (fauna, flora y agua), puede llevarlos al exterminio”.

Por su parte, Tainaky Tenetehar, uno de los Guardianes Guajajaras que protegen la reserva de Arariboia para los guajajaras y sus vecinos awás no contactados, afirmó hoy: “Luchamos para proteger esta selva, y muchos de los nuestros han sido asesinados por ello, pero los invasores siguen viniendo. Han hecho tanto daño a nuestro bosque en los últimos años que los incendios ahora son mucho mayores y más graves que antes, ya que la vegetación está más seca y vulnerable. Los madereros deben ser expulsados: solo entonces los awás sobrevivirán y prosperarán”.

Según la investigadora de Survival Sarah Shenker, “en muchas partes de Brasil, los territorios de los pueblos indígenas no contactados son las últimas áreas significativas que quedan de selva. Ahora son el objetivo de acaparadores de tierras, madereros y agroganaderos, envalentonados por el abierto apoyo de Bolsonaro hacia ellos. Los consumidores de Estados Unidos y Europa debemos entender que hay una conexión directa entre los alimentos que hay en los estantes de su supermercado y esta destrucción genocida, y actuar en consecuencia. Los pueblos indígenas no contactados son los más vulnerables del planeta y, al mismo tiempo, los mejores guardianes de la naturaleza, con diferencia. No podemos tolerar que su tierra sea devorada por las llamas”. N

—∞—

Fiore Longo es directora de Survival International Francia y España. Los puntos de vista expresados en este artículo son responsabilidad de la autora.