Justicia vuelve a suspender decisión que obliga Bolsonaro a divulgar su test

Agencia EFE

Sao Paulo, 9 may (EFE).- El Superior Tribunal de Justicia de (STJ), de tercera instancia, suspendió este viernes una decisión judicial que obligaba al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a divulgar el resultado de las pruebas de COVID-19 a las que fue sometido en marzo.

El presidente del STJ, João Otávio de Noronha, dejó sin efectos un fallo judicial, confirmado en segunda instancia, que determinaba la divulgación pública de los resultados de los test de Bolsonaro, después de que el periódico O Estado de Sao Paulo solicitara los exámenes del jefe de Estado por tratarse de un asunto de "interés público".

Noronha acató, sin embargo, un recurso de la Abogacía General del Estado que pedía que se respetara la privacidad e intimidad de Bolsonaro, alegando que los datos e informaciones solicitadas no dicen respecto al ejercicio de la función como presidente.

"Agente público o no, a todo y cualquier individuo se garantiza la protección a su intimidad y privacidad, derechos civiles sin los cuales no habría estructura mínima sobre la que fundarse el Estado Democrático de Derecho", señaló el magistrado en su decisión.

El caso llegó a la tercera instancia jurídica después de que un tribunal de segunda instancia ratificara una decisión anterior, que había dictaminado que Bolsonaro debería entregar los resultados de sus test para detectar el coronavirus en un plazo de 48 horas.

En la ocasión, sin embargo, el presidente le entregó a la Justicia, a través de los abogados del Estado, un informe de la Dirección de Gestión de Personas y Coordinación de Salud de la Presidencia, en el que se asegura que Bolsonaro fue sometido a exámenes los pasados 12 y 17 de marzo y que los resultados fueron negativos.

En ese sentido, el presidente del STJ consideró que el informe médico remitido es suficiente para atender a la "supuesta necesidad de tranquilizar la población" sobre el estado de salud del mandatario.

Bolsonaro llegó a ser considerado un caso sospechoso de COVID-19 tras regresar de una visita oficial a Miami, donde se reunió con el presidente estadounidense, Donald Trump, y en la que la mitad de su comitiva, formada por unas 40 personas, contrajo la enfermedad.

El mandatario, quien suele menospreciar la gravedad del coronavirus, ha recusado a entregar sus atestados médicos porque considera que se trata de un asunto "privado", aunque llegó a insinuar que podría haber contraído el COVID-19 y no haberse dado cuenta.

En las últimas semanas, Bolsonaro ha desoído constantemente las recomendaciones de las autoridades sanitarias de evitar aglomeraciones al participar en diversos actos callejeros e incluso llegó a sugerir que hará una barbacoa este fin de semana para "unos 30 invitados".

Cuestionado este viernes sobre las muertes a causa del coronavirus en el país, que se acercan a los 10.000 fallecidos, el líder ultraderechista se negó a contestar a los periodistas e ironizó que recibirá "unas 3.000 personas" para su barbacoa privada.

Brasil volvió a registrar hoy una cifra récord de 751 decesos diarios a causa del COVID-19, con lo que el total asciende a 9.897 muertos, mientras que los contagiados superan los 145.000 en el país.

(c) Agencia EFE