Brasil: el sistema de salud de San Pablo está al borde del colapso por el coronavirus

LA NACION

BRASILIA.- El alcalde de San Pablo, la ciudad más grande de Brasil, dijo ayer que su sistema de salud podría colapsara medida que aumenta la demanda de camas de emergencia para tratar casos de coronavirus.

La Secretaría de Salud informó que ya está ocupado el 91 % de las camas de terapia intensiva de la red pública, y se estima que dentro de unos 15 días la situación entrará en "colapso".

El alcalde paulista, Bruno Covas, reconoció su "frustración" ante la caída en la adhesión a la cuarentena voluntaria e indignado acusó a quienes infringieron las reglas de bloqueo de jugar a la "ruleta rusa" con la vida de las personas.

Coronavirus hoy en la Argentina y el mundo: minuto a minuto y las novedades del 18 de mayo

"Las personas no pueden retomar la circulación por la ciudad, hay que ampliar el aislamiento, hay que hacerlo rápido porque estamos quedándonos sin alternativas", lo que podría dar lugar a un cierre total, dijo Covas.

Entre tanto, el alcalde paulista anunció que a partir de hoy podrá circular el 20% de los vehículos particulares por día, luego del fracaso del bloqueo más intenso del 50% decretado la semana pasada.

San Pablo es una de las regiones más afectadas del país, con casi 3000 muertes por la Covid-19 hasta el momento.

Posibilidad de aislamiento total

Entre tanto, el gobernador del estado de San Pablo analiza decretar el aislamiento total, ante el avance brutal del coronavirus, la falta de coordinación con el presidente, Jair Bolsonaro, y la caída en los niveles de adhesión a la cuarentena. El presidente de extrema derecha de Brasil ha sido fuertemente criticado tanto en su país como en el extranjero por su manejo de la creciente crisis de coronavirus del país.

"Tendremos confinamiento en el estado de San Pablo si hubiera necesidad", declaró el gobernador, Joao Doria, al diario Estado de San Pablo de este lunes.

Doria "lamentó" la falta de armonía entre las medidas adoptadas por su gobierno y la política de Bolsonaro, quien se opone al aislamiento, y este domingo encabezó un acto frente al Palacio del Planalto, en Brasilia, durante el cual los manifestantes vocearon cánticos contra la cuarentena y a favor de la prescripción de la cloroquina.

El Ministerio de Salud federal informó ayer que en Brasil hay 241.080 infectados y 16.118 muertos. Entre tanto 4700 personas murieron en el estado de San Pablo y el número de pacientes infestados supera los 62.000.

Agencia ANSA