Brasil y Colombia rechazan decisión del Tribunal que anula Parlamento en Venezuela

El canciller de Brasil, Aloysio Nunes Ferreira, en Brasilia, el 16 de marzo de 2017 (AFP/Archivos | Evaristo Sa)

El gobierno brasileño calificó este jueves de "ruptura del orden constitucional" el fallo que permitió a la corte suprema de Venezuela asumir las funciones del Parlamento, de mayoría opositora.

"El gobierno brasileño repudia la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Venezuela que retiró de la Asamblea Nacional sus prerrogativas, en una clara ruptura del orden constitucional", afirmó la Cancillería en un comunicado.

La dependencia indicó igualmente que ve "con gran preocupación" la suspensión de la inmunidad a los parlamentarios ordenada "arbitrariamente" por el TSJ.

"El pleno respeto al principio de la independencia de poderes es un elemento esencial para la democracia. Las decisiones del TSJ violan ese principio y alimentan la radicalización política", advirtió.

El gobierno del conservador Michel Temer pidió "ponderación" y un diálogo "efectivo y de buena fe" entre el gobierno del socialista Nicolás Maduro y sus adversarios políticos, como la mejor solución para la "restauración de la normalidad institucional" en Venezuela.

Pero "la responsabilidad principal de invertir el rumbo de la crisis recae en el propio gobierno venezolano", añade.

"El gobierno brasileño continuará coordinándose regionalmente, con todos los interesados, para examinar la preocupante situación" en el país vecino, sumido en una grave crisis política y económica, agregó.

El Ejecutivo de Temer ha sido muy crítico con la gestión de Maduro, a diferencia de la cercanía que tenían con el chavismo los gobiernos izquierdistas de la depuesta Dilma Rousseff (2011-2016) y su antecesor Lula da Silva (2003-2010).

-Rechazo de Colombia-

Colombia también rechazó este jueves la decisión del Tribunal de Venezuela contra el Parlamento, por considerar que son necesarios poderes públicos fuertes e independientes para fortalecer la democracia.

"Rechazamos esta no división de los poderes. Acá es clarísimo que necesitamos unos poderes públicos fuertes, independientes, para poder fortalecer la democracia", dijo en rueda de prensa la canciller María Ángela Holguín.

"Esto lo único que hace es profundizar aún más esa crisis que vive Venezuela", agregó, al comparecer ante periodistas junto a su homólogo de México, Luis Videgaray, de visita en Bogotá.

Holguín insistió en la importancia de "un diálogo entre venezolanos".

En un comunicado emitido poco después por la cancillería colombiana, el gobierno de Juan Manuel Santos señaló su "profunda preocupación" por la decisión adoptada por el TSJ, la más alta instancia judicial de Venezuela, de asumir las competencias del Parlamento, de amplia mayoría opositora y al que considera en desacato.

"El gobierno de Colombia reitera su convicción de que la separación de poderes y el apego irrestricto a las normas constitucionales son fundamentos imprescindibles para la plena vigencia de la democracia representativa, la convivencia pacífica de la población y el Estado de Derecho", indicó el texto.