Brasil restringe la entrada de extranjeros sin cerrar el espacio aéreo por COVID-19

Agencia EFE

Sao Paulo, 19 mar (EFE).- Brasil comenzará a restringir la entrada de extranjeros en vuelos internacionales, pero no cerrará su espacio aéreo, como una medida para combatir la propagación del coronavirus, según anunció este jueves el ministro de Justicia, Sergio Moro.

"El país restringirá la llegada de extranjeros de determinados países, el tráfico de personas, pero cerrará el espacio aéreo", declaró Moro en una entrevista concedida a la edición digital del diario Folha de Sao Paulo.

Los detalles de la medida y a partir de cuándo entrará en vigencia serán publicados el viernes en el Diario Oficial de la Unión (DOU).

Moro señaló que un cierre total del espacio aéreo, como han adoptado otros países, no procede en este momento para Brasil por el transporte de cargas e insumos y porque todavía miles de brasileños que estaban en el exterior por turismo necesitan retornar al país.

"No se pueden prohibir los vuelos aéreos a Brasil. Sería algo, a nuestro juicio, contraproducente", apuntó el exjuez federal, para quien la medida no tendrá en cuenta la nacionalidad de los extranjeros y sí el país de procedencia y la incidencia del COVID-19.

Este jueves, Brasil amplió el cierre de fronteras con todos los nueve países limítrofes, después de haber anunciado el martes, inicialmente, una medida similar pero solo con Venezuela

También el martes, Gol, la segunda compañía aérea del país y la primera en vuelos nacionales, había anunciado que suspenderá todas sus rutas internacionales entre el 23 de marzo y el 30 de junio y una reducción de entre el 50 % y el 60 % de las domésticas.

Latam, líder del mercado en Brasil, manifestó también que haría una reducción del 90 % de sus vuelos internacionales y del 40 % de los domésticos, y Azul, la tercera mayor aerolínea del país, anunció una disminución de entre el 20 % y el 25 % de su capacidad en marzo y de entre el 35 % y el 50 % a partir de abril.

El miércoles, el Gobierno brasileño anunció medidas de ayuda a las aerolíneas, como los plazos mayores para entregarle a los reguladores aéreos del país el valor recaudado por las tarifas de transporte e igualmente ampliar hasta doce meses el reembolso a los pasajeros que tuvieron que cancelar sus vuelos.

Las medidas obedecen a que tanto aerolíneas como los operadores aeroportuarios enfrentan una fuerte caída en la demanda por pasajes aéreos tanto por la cancelación de viajes debido a la expansión del coronavirus como por las restricciones impuestas en varios países, que cerraron sus fronteras aéreas o impusieron limitaciones.

Brasil confirmó hasta el momento siete muertes por el COVID-19, dos en Río de Janeiro y cinco registradas en Sao Paulo, el estado más poblado y más afectado por la enfermedad, así como 621 infectados en la mayoría de los 27 estados del país.

(c) Agencia EFE