Brasil dice podría recortar impuestos a combustibles y alcanzar metas de déficit presupuestario

Isabel Versiani
·2  min de lectura
Imagen de archivo del ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, reaccionando antes de una ceremonia en el Palacio de Planalto en Brasilia

Por Isabel Versiani

BRASILIA, 5 feb (Reuters) - Brasil puede usar cualquier aumento en los ingresos fiscales federales generados por una economía en recuperación este año para pagar recortes de impuestos, especialmente en el combustible, en lugar de utilizarlo únicamente para reducir el déficit presupuestario, dijo el viernes el ministro de Economía, Paulo Guedes.

Hablando en una conferencia de prensa junto al presidente Jair Bolsonaro, Guedes dijo que tal medida seguiría siendo consistente con el compromiso del gobierno de volver a encarrilar las finanzas públicas después de que el déficit y la deuda se dispararon a niveles récord el año pasado.

Guedes dijo que el gobierno está considerando reducir los impuestos sobre los combustibles y el sector eléctrico. Agregó que le gustaría que se redujeran los tributos a los combustibles antes de que el Congreso brasileño apruebe un proyecto de reforma tributaria más amplio, un proceso que podría demorar entre seis y ocho meses.

El pronóstico actual del gobierno es de un déficit presupuestario primario, excluidos los pagos de intereses, del 3% del Producto Interno Bruto para este año.

"Pero digamos que la economía crece más (...) y el déficit es de 2,5%. En lugar de 2,5%, podríamos convertirlo en 2,6% o 2,7%, un poco más, para usar este aumento en los ingresos para ayudar a este sector", agregó Guedes, que destacó que "todos" creen que la economía crecerá alrededor de un 3,5% este año.

Eso le daría al gobierno espacio para ayudar a aligerar la carga fiscal sobre los combustibles, dijo Guedes, añadiendo que unos impuestos más bajos también aliviarían la presión sobre los camioneros brasileños, que han amenazado con ir a la huelga en todo el país.

La recaudación total de impuestos federales el año pasado fue de 1,48 billones de reales (277.000 millones de dólares), un 6,9% menos que en 2019, aunque los ingresos se recuperaron con fuerza en la segunda mitad del año. Guedes describió esto el mes pasado como un "resultado excelente, dada la situación".

El déficit primario del gobierno, excluyendo los pagos de intereses, el año pasado alcanzó un récord de 743.100 millones de reales, equivalente al 10% del PIB. El secretario del Tesoro, Bruno Funchal, dijo la semana pasada que Brasil no volverá a tener un superávit presupuestario primario hasta 2026 o 2027.

(1 dólar = 5,35 reales)

(Reporte de Isabel Versiani y Lisandra Paraguassu, escrito por Jamie McGeever. Editado en español por Rodrigo Charme)