Brasil: récord de muertes desde julio y temor por la nueva cepa

LA NACION
·3  min de lectura

RÍO DE JANEIRO.- Las autoridades de Brasil confirmaron que en las últimas horas se registraron 1196 muertes por causa de coronavirus, en medio de la alerta tanto nacional como internacional por la nueva cepa registrada en el país, en ciudad de Manaos, capital del estado de Amazonas. Con estos datos, el total de muertes alcanzó las 223.971 y el promedio llegó a 1071, el nivel mensual más alto desde julio del año pasado.

Este aumento de los fallecimientos, que subió casi un 12 por ciento en dos semanas, de acuerdo con lo publicado por el diario O Globo, se dio justo mientras la nación empieza a quedar aislada debido a las medidas decretadas por varios gobiernos, que prohibieron las conexiones aéreas para evitar la propagación del virus.

Coronavirus: qué se se sabe sobre P.1, la nueva variante encontrada en Brasil

Y es que esta nueva variante, que alteró los genes que codifican la espícula viral, la estructura que se encuentra en la superficie del virus y que le permite invadir las células del organismo, podría por esto ser mucho más contagiosa. Fue nombrada P.1.

Alemania ya cerró sus fronteros con Brasil, al igual que el Reino Unido, Italia horas atrás prorrogó la misma decisión, como también la Argentina, que días atrás confirmó la reducción de la frecuencia de vuelos en un 50% hacia y desde el país.

La información que llega desde Manaos es la que provoca miedo. Allí desde el Ministerio de Salud reconocieron que la situación es crítica debido a la falta de camas y oxígeno, por lo que temen que algunos pacientes puedan fallecer "en la calle", según confesó ante congresistas el asesor de las autoridades, el general Ridauto Fernandes.

Se estima que unos 600 infectados están en la lista de espera por una cama en los hospitales de Manaos. Abrir salas de terapia intensiva e instalar camas es algo que "está bien, pero el paciente va a morir de todos modos si esa cama no tiene oxígeno", planteó además Fernandes.

Brasil es el segundo país del mundo en cantidad de víctimas fatales, con 223.971 fallecimientos, además de sumar 9.176.975 positivos con coronavirus.

Vacunas

Una seguidilla de cortes de energía en Río de Janeiro podría haber arruinado cientos de dosis de vacunas contra el Covid-19, dijeron el viernes funcionarios de salud. Hasta 720 dosis de la vacuna CoronaVac desarrollada por la china Sinovac Biotech podrían ser desechadas después de que un corte de electricidad en el vecindario de Bonsucesso, donde se encuentra un hospital federal, las dejara almacenadas a una temperatura incorrecta.

El director del hospital fue destituido mientras funcionarios municipales analizan si aún se puede usar alguna de las dosis. "Somos conscientes de esto y es algo que nos preocupa. Estamos redactando una resolución para reforzar las reglas y protocolos", dijo el secretario de Salud del estado de Río, Carlos Alberto Chaves.

Brasil depende principalmente de CoronaVac mientras espera un envío desde China con los ingredientes activos necesarios para terminar y distribuir localmente las dosis de la vacuna de AstraZeneca. En tanto, ya recibió 2 millones de inyecciones de AstraZeneca listas para su uso hasta que lleguen los ingredientes activos, lo que no es suficiente para cubrir al 1% de los 210 millones de habitantes de Brasil.

En este marco, y en medio de la presión internacional hacia las farmacéuticas ante las demoras en la producción, el presidente Jair Bolsonaro, quien ya tuvo coronavirus y avisó que no se inyectará ninguna vacuna, prometió inocular rápidamente a todos los brasileños, moderando su tono después de que su apoyo cayera debido a una distribución irregular de vacunas y la segunda ola de infecciones.

De hecho, Brasil fue catalogado como el peor país del mundo en manejar la crisis provocada por el Covid según un grupo de expertos australianos del Instituto Lowy.

Agencias Reuters y ANSA