Brasil propone recortes para protección ambiental en presupuesto 2021 mientras deforestación avanza

Jake Spring
·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. Vista aérea muestra un río y una parcela deforestada del Amazonas cerca de Porto Velho, estado de Rondonia

Por Jake Spring

BRASILIA, 25 ene (Reuters) - El gobierno brasileño del presidente Jair Bolsonaro está proponiendo el menor presupuesto para la protección del medio ambiente en al menos 13 años, a pesar de la creciente destrucción de la selva amazónica en el país, según datos de la organización sin fines de lucro Contas Abertas.

La deforestación en la porción brasileña de la selva tropical más grande del mundo alcanzó un máximo de 12 años en 2020, según datos del gobierno.

Desde que asumió el cargo en 2019, Bolsonaro ha vaciado de fondos a los organismos medioambientales y ha nombrado a funcionarios que promueven tácticas más blandas contra la tala ilegal y otros delitos.

La elección del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, podría aumentar la presión sobre Brasil por su historial medioambiental. El demócrata dijo durante su campaña que el mundo debería ofrecerle dinero al gigante sudamericano para preservar la Amazonia y amenazó con consecuencias económicas no especificadas si no lo hace.

"Hay mucha presión sobre Brasil por su tratamiento del medio ambiente", dijo Gil Castello Branco, director ejecutivo de Contas Abertas. "No tiene ningún sentido hacer una propuesta de presupuesto que reduzca la cantidad para el medio ambiente".

El proyecto de presupuesto del gobierno para el Ministerio de Medio Ambiente, los organismos bajo su administración y otros programas de gastos vinculados a la conservación es de 2.900 millones de reales (530,50 millones de dólares), según un análisis de los registros públicos realizado por Contas Abertas.

Ello representa un descenso del 5,4% respecto a la propuesta presupuestaria del año pasado, en el nivel más bajo en el análisis de Contas Abertas que se remonta a 2008.

Los recortes forman parte del plan presupuestario enviado por el gobierno de Bolsonaro al Congreso para su consideración y aún están sujetos a revisión por parte de los legisladores.

(Reporte de Jake Spring. Editado en español por Javier Leira)