Brasil promulga convención contra el racismo siete años después de adherirse

Agencia EFE
·2  min de lectura

Río de Janeiro, 19 feb (EFE).- El Congreso de Brasil promulgó este viernes la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia, que fue aprobada en 2013 en Guatemala durante la 43ª sesión de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La promulgación del documento fue publicada este viernes en el Diario Oficial tras la firma del presidente del Senado, Rodrigo Pacheco.

Según el texto, los países que ratifiquen la Convención deben comprometerse a prevenir, eliminar, prohibir y sancionar todos los actos y manifestaciones de racismo, discriminación racial y formas conexas de intolerancia.

La Convención señala que la discriminación se da cuando existe distinción, exclusión, restricción o alguna preferencia con base en la raza, color, ascendencia u origen nacional o étnico de un individuo "con el propósito o efecto de anular o restringir el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de uno o más derechos humanos y libertades fundamentales consagrados en los instrumentos internacionales aplicables a los Estados partes".

La Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia es el resultado de las negociaciones iniciadas en 2005 por la OEA, en las que Brasil tuvo un papel destacado.

El gigante suramericano lideró en tres oportunidades el grupo de trabajo que elaboró el documento, que fue firmado por Brasil en 2013 y encaminado en 2016 al Congreso, que finalmente lo promulgó este viernes y lo convirtió en ley nacional.

Según la Constitución brasileña, los convenios internacionales firmados por el Gobierno brasileño dependen de la aprobación del Congreso para entrar en vigor.

Aprobado por la Cámara de Diputados en diciembre pasado y por el Senado a comienzos de febrero, el texto de la convención será sometido ahora al presidente de la República, Jair Bolsonaro, para su ratificación.

Con la aprobación presidencial se dará el reconocimiento definitivo de la adhesión del país al compromiso internacional.

Brasil es el país con mayor número de afrodescendientes del mundo y casi el 55 % de su población es negra o mulata. No obstante, el 75 % de los pobres de todo el país son negros, los más afectados por la pandemia de la covid-19.

(c) Agencia EFE