Brasil prohíbe las fogatas y destina militares para proteger la selva amazónica

·2  min de lectura
Imagen de archivo de una vista aérea que muestra un área deforestada en la selva amazónica, cerca de Altamira, estado de Pará

Por Jake Spring y Ricardo Brito

BRASILIA, 29 jun (Reuters) - El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, emitió el martes una prohibición amplia de 120 días para las fogatas no autorizadas al aire libre, ya que el país sufre su peor sequía en décadas antes de la temporada anual de incendios en la selva amazónica.

El lunes, Bolsonaro reasignó a las fuerzas armadas para detener la deforestación en la selva tropical más grande del mundo.

Ambos movimientos repiten las políticas instituidas por Bolsonaro anualmente desde 2019, en respuesta a la indignación internacional debido a que Brasil no estaba haciendo lo suficiente para detener la destrucción del bastión vital contra el cambio climático.

Ninguna de esas políticas ha sido eficaz en el pasado para reducir la deforestación o los incendios forestales. Generalmente, los criminales primero cortan la valiosa madera y luego prenden fuego al área, despejándola para uso agrícola futuro en acaparamiento de tierras especulativo.

La deforestación en el Amazonas se ha acelerado bajo Bolsonaro, alcanzando un máximo de 12 años en el 2020, cuando se taló un área siete veces el tamaño de Londres, según la agencia nacional de investigación espacial INPE.

El año pasado, la región también registró la mayor cantidad de incendios desde 2017, según muestran los datos del INPE.

Los datos preliminares del INPE muestran que la deforestación aumentó un 25% más en los primeros cinco meses de 2021 con respecto al año anterior.

Los científicos advierten que el riesgo de incendios es mayor este año debido a la sequía extrema, y muchas partes del Amazonas registran un clima más seco que el año pasado.

Entre septiembre y mayo, las centrales hidroeléctricas de todo el país registraron las entradas de agua más bajas en 91 años, según el Ministerio de Minas y Energía.

"Para empeorar las cosas, este es un año afectado por La Niña, que especialmente hace que se seque en el sur de la Amazonía, lo que amplía la ventana de deforestación y quema", dijo la organización sin fines de lucro Instituto de Pesquisa Ambiental da Amazonia (IPAM) en un comunicado.

La temporada de incendios, que generalmente alcanza su punto máximo en agosto y septiembre, está comenzando a acelerarse, con 23 incendios importantes registrados en lo que va del año, según Matt Finer, quien lidera un proyecto de seguimiento de incendios para la organización sin fines de lucro Amazon Conservation.

Todos los incendios han ocurrido en el estado de Mato Grosso, en el borde sureste del Amazonas, dijo Finer.

(Reporte de Jake Spring y Ricardo Brito; Editado en español por Juana Casas)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.