En Brasil, muerte de popular titiritero sacude al país

DAVID BILLER
·4  min de lectura

RIO DE JANEIRO (AP) — En tiempos de tanta pérdida, es raro que la muerte de un individuo sacuda a un país. Y resulta extraordinario que el duelo nacional sea desatado por el deceso de un títere.

Pero eso mismo ocurrió en Brasil el lunes, cuando una efusión de emociones siguió a la noticia de que el titiritero detrás del Louro José — un loro de menos de un metro (2 pies) que aparecía a diario en el programa matutino más visto de la TV brasileña — falleció.

El titiritero Tom Veiga murió de un accidente cerebrovascular en su casa en Río de Janeiro. Tenía 47 años. Durante más de dos décadas, su pájaro verde y amarillo inyectó de humor el programa “Mais Voce” junto a la anfitriona Ana Maria Braga. El show era una fuente bien recibida de ligereza en un país acostumbrado a las noticias de violencia y desigualdad, la turbulencia política y económica.

“Me desperté hoy y seguía pensando cómo iba a lograr llegar hasta aquí y darles los ‘Buenos días’, porque esto es muy doloroso”, dijo Braga, de 71 años, a los espectadores, pudiendo apenas contener las lágrimas junto a un dibujo de Louro José con un halo. “Realmente es como una madre que pierde a un hijo, a un compañero”.

Su homenaje refleja en parte por qué “Mais Voce” se hizo tan popular. Aunque tenía elementos clásicos de un programa matutino, como recetas de cocina y entrevistas a celebridades, Braga no evitaba hablar de problemas personales, según Mauricio Stycer, un prominente crítico de televisión y columnista, y Louro José la complementaba con sus burlas desenfadadas y sus chistes sarcásticos.

“Conmociona porque es un muñeco que, junto con una persona, entró a los hogares de lunes a viernes durante dos décadas”, dijo Stycer. “Así de extraño como parezca, se volvió algo natural. El personaje se convirtió en parte de las vidas de la gente. Es quizás el único show en el mundo presentado por una mujer y un loro”.

Louro José a menudo usaba disfraces e incluso viajaba para reportar desde otros lugares. Veiga describió una vez a su personaje como un pájaro “alborotador, gruñón, ligón, encantador, pero muy chistoso e inteligente”, y también como un “niño grande”.

El programa atrajo en promedio 13 millones de espectadores diarios en 2020, el mayor índice de audiencia en Brasil en su horario según Globo, el canal que lo transmite. Muchos brasileños expresaron sus condolencias en redes sociales, algunos incluso publicando arte creado por fanáticos. Famosos como los cantantes Ivete Sangalo y Luan Santana, así como el influencer de YouTube Felipe Neto, compartieron su pesar con sus decenas de millones de seguidores.

“Louro José fue una de las creaciones más maravillosas en la historia de la televisión brasileña”, escribió Neto, a quien la revista TIME nombró recientemente una de las 100 personas más influyentes del mundo.

Louro José fue inicialmente concebido para entretener a una audiencia joven, y lo hizo, pero sus chistes difícilmente eran para niños, según Lígia Mesquita, excolumnista de un diario enfocada en producción de TV y ahora ella misma una productora. El ingenio del loro y sus juegos de palabras pasaban desapercibidos entre los niños, dijo.

“Ese muñeco representaba en la TV, en un programa principalmente dirigido a las amas de casa, esa característica que tenemos los brasileños de reírse de nosotros mismos en los peores momentos”, agregó Mesquita. “Ellos transmitían un mensaje de optimismo e inspiración aun después de reírse de sí mismos. Y eso trajo al programa una audiencia masculina que no estaba interesada en las artes culinarias”.

Otro elemento singular del Lauro José era cómo los adultos interactuaban con el títere como si éste tuviera consciencia. Eso refleja el “genio y la creatividad de Tom Veiga”, dijo J.B. Oliveira, exdirector de “Mais Voce” at Globo, a The Associated Press.

“El bicho colorido adquirió humanidad y era visto por todos, espectadores e invitados, como una persona real”, dijo Oliveira.

En su emisión del lunes, “Mais Voce” transmitió homenajes sentidos de cerca de dos docenas de amigos y colegas de Veiga en la cadena. Personas vestidas de negro aparecieron en el estudio con fotos del titiritero en sus pechos. Su funeral será el martes; su entierro al día siguiente.

Globo no respondió de inmediato a una solicitud de declaraciones sobre si planea encontrar a un nuevo titiritero que traiga a Louro José de vuelta a la vida.

El canal emitió un video con algunas de las muchas apariciones del personaje, incluida una en la que se desmayó al recibir un beso de la modelo Gisele Bünchen y otra en la que, vestido como Michael Jackson, bailó al ritmo de “Bad” mientras Braga se meneaba a su lado.

“Gracias por todo Louro José, Tom Veiga”, expresó una usuaria de Twitter identificada como Lia Carioca. “Tu trabajo fue alegre, inspirador, adorable y alegró las mañanas de muchos brasileños que estaban desanimados. Que Dios te reciba en el Reino del Cielo con mucho cariño".