Brasil: ministro refuta escándalo en presidencia

Más destacado

BRASILIA (AP) — El ministro de Justicia brasileño negó el martes que un reciente escándalo de corrupción que condujo a la destitución de la encargada del despacho de la presidencia en la ciudad de Sao Paulo haya involucrado a los más altos escalones del gobierno brasileño.

El ministro José Eduardo Cardoso fue convocado por los legisladores para explicar un operativo de la Policía Federal que involucró a 18 funcionarios del gobierno con un esquema de venta de documentos técnicos para favorecer a empresas interesadas en proyectos de desarrollo. El caso involucró a la secretaria del despacho de la presidencia en la ciudad de Sao Paulo, Rosemary Noronha.

El ministro aseguró que de ese grupo, cinco fueron acusados de formación de cuadrilla, que equivale a conspiración para cometer crímenes, y que ninguno de ellos trabaja en la presidencia.

"Por lo tanto no se puede decir que hay una cuadrilla del crimen organizado en el seno de la presidencia", sostuvo Cardozo, cuestionado por diputados opositores sobre la influencia del grupo criminal en los altos escalones del poder en Brasil.

Según la investigación policial, Noronha usó su influencia para nombrar a los hermanos Paulo y Rubens Vieira en altos cargos de agencias reguladoras, el primero en la Agencia Nacional de Aguas y el segundo en la Agencia Nacional de Aviación Civil, desde donde supuestamente dirigían el grupo criminal.

Noronha es considerada cercana al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien la contrató como secretaria en la presidencia, aunque el ex mandatario no aparece envuelto en el caso, según la policía.

En el caso apareció involucrado un alto integrante de la Abogacía General de la Unión, brazo jurídico del gobierno, José Weber de Holanda, destituido de su cargo tras el estallido del escándalo.

El caso surgió a fines de noviembre cuando la Policía Federal irrumpió en la oficina de la presidencia en Sao Paulo y dependencias en Brasilia para desarticular el grupo. La presidenta Dilma Rousseff ordenó la destitución de los 18 señalados por la policía como participantes del esquema.

Cardozo fue cuestionado por dos legisladores del opositor partido Demócratas sobre el hecho de que la Policía Federal no hubiera realizado escuchas sigilosas en el teléfono de Noronha y sugirieron que sería para evitar involucrar a la presidencia en el esquema. La Policía Federal está adscrita al Ministerio de Justicia.

Al respecto, el ministro aseguró que tales escuchas no fueron realizadas porque no fueron ordenadas por el tribunal de justicia que autorizó el operativo.

"Me preguntan si hubo alguna transgresión. Respondo con mucha tranquilidad que no. Fui informado genéricamente que la operación se realizaría en órganos del gobierno sin que se me informara el blanco, como mandan las reglas de la Policía Federal", aseguró Cardozo.

Dijo que fue informado del caso la noche anterior al día en que la policía realizó el operativo por parte del director de la Policía Federal, sin entrar en detalles sobre los involucrados, y que informó de inmediato a la presidenta Rousseff.

Cargando...