Brasil: Ministro enfrenta críticas por medioambiente

MARCELO SILVA DE SOUSA

RÍO DE JANEIRO (AP) — El ministro de Medio Ambiente brasileño, Ricardo Salles, enfrentaba críticas el sábado, luego de haber sugerido a sus colegas ministros, en una reunión de gabinete del 22 de abril, que el gobierno debía aprovechar la crisis del coronavirus para desmontar las reglas de protección ambiental, según consta en el video del encuentro ministerial publicado el viernes por la Corte Suprema.

Según Salles, el momento de la pandemia es oportuno para alterar reglamentos y evitar críticas del periodismo y posibles procesos en la justicia por adoptar normas “infralegales”. “La oportunidad que tenemos, ya que la prensa nos está dando un poco de alivio, es pasar las reformas de desreglamentación, simplificación”, afirmó Salles.

La aparición de las imágenes de la reunión de ministros, en la tarde del viernes, ha generado polémica. El contenido de la cinta forma parte de la investigación sobre las acusaciones de que el presidente brasileño Jair Bolsonaro estaba intentando interferir indebidamente en la Policía Federal, alegato planteado por el exministro de Justicia Sergio Moro cuando renunció el mes pasado. El juez de la Corte Suprema Celso de Mello decidió dar publicidad al contenido para dar transparencia al proceso. “Brasil necesita un ministro a la altura de la importancia que el Medio Ambiente tiene para el país”, cuestionó en una nota la ONG World Wide Fun for Nature en Brasil, y pidió que sean tomadas las “debidas acciones legales” tras los dichos del ministro.

Brasil se ha convertido en el punto más caliente del COVID-19 en la región. Con más de 21.000 muertos y con más de 330.000 contagios es el segundo país con más casos confirmados en el mundo detrás de Estados Unidos. Salles creyó, el 22 de agosto, que el momento puede ser utilizado como distracción para avanzar en el desmonte de normas ambientales.

La joven activista sueca Greta Thunberg, quien ha protagonizado un cruce con Bolsonaro en el pasado, cuestionó también a Salles. “Sólo imaginen las cosas que han dicho fuera de cámara. Nuestro futuro común es sólo un juego para ellos”, escribió en Twitter, compartiendo la noticia.

“Necesitamos tener un esfuerzo nuestro mientras estamos en este momento de tranquilidad en la cobertura de la prensa porque sólo se habla de COVID-19 y es hora de cambiar todos los reglamentos, simplificar normas. Ahora es hora de unir esfuerzos para hacer la simplificación regulatoria que necesitamos. No necesitamos del Congreso”, señaló Salles, en la reunión conocida el viernes.

El ministro alertó que en el Congreso esos cambios podrían frustrarse. “Vale mucho la pena. Tenemos un espacio enorme para hacer”, consideró el ministro, refiriéndose a reglamentos del Ministerio de Medio Ambiente, de Agricultura y del Instituto de Patrimonio Histórico.

La gestión ambiental de Bolsonaro ha sido uno de los aspectos más cuestionados de su administración. El presidente ha dicho en el pasado que la actual legislación ambiental entorpece el desarrollo económico del país.

El aumento de la deforestación de la Amazonía y los incendios en el bosque el año pasado pusieron la lupa internacional sobre Brasil. La organización no gubernamental Imazon reportó recientemente que la deforestación en la Amazonía alcanzó en abril el peor número en una década al perder 529 kilómetros cuadrados de bosque.

Mientras tanto, el Congreso se está preparando para votar sobre un proyecto de ley controvertido que permite a algunos ocupantes ilegales en tierras federales comprar títulos, lo que según los críticos probablemente provocará una mayor deforestación de las áreas protegidas en la Amazonía.

El proyecto de ley es la versión recargada de una medida presentada por el presidente de Brasil, que el orador de la Cámara Baja retiró la semana pasada de tratamiento, diciendo que se había convertido en un punto de quiebre ideológico entre los ambientalistas y los agronegocios. Activistas ambientales y fiscales federales atacaron la nueva propuesta calificada de “ley de acaparamiento de tierras”.

El video completo de la reunión ministerial ha despertado críticas sobre el presidente brasileño. En otro tramo, Bolsonaro se muestra frustrado por no lograr obtener información de la policía y promete cambiar ministros del gabinete si es necesario para proteger a su familia y amigos.

Sin embargo, en ningún tramo menciona directamente a la Policía Federal, a la que podría referirse como “nuestra seguridad”. Las imágenes pueden significar potencialmente un golpe al mandatario, en momentos en que el Procurador General, Augusto Aras, lo investiga.

Bolsonaro aseguró que el video “desmonta una farsa” y que deja claro que no existe ningún indicio de interferencia en la PF. Moro, en tanto, dijo que el video comprueba la veracidad de su acusación, ratificada en una declaración a delegados de la Policía el 2 de mayo.