Brasil: las intenciones de los principales ministros de Lula

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, reunió este viernes a su abultado gabinete por primera vez: 37 miembros de un gobierno marcado por gente de confianza, caciques del feudo de la izquierda del noreste y una diversidad mayor a la de administraciones anteriores.

Al asumir formalmente sus cargos esta semana, la mayoría de estos ministros centraron sus discursos en la lucha contra el hambre y el desarrollo sustentable, al tiempo que enfatizaron la necesidad de una "reconstrucción" tras cuatro años del gobierno del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro.

Estos son los principales ministros de Lula, que tiene once mujeres -un récord-; cinco personas negras y dos indígenas, para un total de 37 carteras, contra 23 bajo la presidencia de Bolsonaro.

Fernando Haddad, cerca de Lula en Finanzas:

Al frente del ministerio clave de Hacienda, Lula nombró a uno de sus más fieles lugartenientes, el exgobernador de Sao Paulo Fernando Haddad, para disgusto de ciertos representantes de la comunidad empresarial, que hubieran preferido el perfil de un economista ortodoxo.

Un gran desafío para este abogado de 59 años que había comandado el ministerio de Educación de 2005 a 2012, durante los anteriores gobiernos de izquierda.

Tuvo que reemplazar a Lula con poca anticipación como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) para las elecciones presidenciales de 2018, cuando, encarcelado por corrupción, el hoy presidente había sido declarado inelegible.

Durante su discurso de asunción del lunes, Haddad trató de tranquilizar a los mercados: "No estamos acá para aventuras. Queremos que el país vuelva a crecer para satisfacer las necesidades de la población a nivel social (...), garantizando un equilibrio fiscal".

Marina Silva, referente ecologista:

Marina Silva, figura emblemática del movimiento ecologista, está de vuelta en el ministerio del Medio Ambiente con la hercúlea tarea de frenar el avance de la deforestación en la Amazonía, que se incrementó con fuerza durante el gobierno de Bolsonaro.

Esta mujer negra de 64 años, con una infancia pobre en el estado amazónico de Acre, se comprometió este miércoles durante su asunción a que Brasil deje de ser un "paria ambiental" y se convierta en "un país que contribuye" a la lucha contra el cambio climático.

Silva ya había logrado reducir la deforestación al ocupar el mismo cargo durante los dos primeros mandatos de Lula (2003-2010), pero renunció en 2008, creyendo que no tenía más apoyo dentro del gobierno.

Según ella, el nuevo gobierno luchará por la preservación del medio ambiente de forma "transversal", coordinada entre varios ministerios, incluido el inédito de los Pueblos Indígenas, encabezado por Sonia Guajajara, líder indígena reconocida una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Times.

Flavio Dino, exgobernador en Justicia:

Cuatro exgobernadores de estado de la pobre región noreste, bastión electoral de Lula, fueron designados para importantes carteras, como la de Educación -en manos de Camilo Santana, del estado de Ceará-.

Uno de los hombres fuertes del gobierno de Lula es Flavio Dino, de 54 años, ministro de Justicia y Seguridad Pública.

Este exjuez fue diputado, luego gobernador de Maranhao (2005-2022).

Antes de la asunción de Lula a la presidencia, Dino estuvo muy presente en los medios para plantear sus preocupaciones sobre la seguridad para la ceremonia de investidura, condenando en particular "el terrorismo inaceptable" de manifestantes bolsonaristas, tras el hallazgo de una bomba en un camión de combustible cerca del aeropuerto de Brasilia, en la víspera de Navidad.

Mauro Vieira para "reconstruir puentes" a nivel internacional:

Diplomático de carrera, Mauro Vieira, de 71 años, se ha propuesto como misión como nuevo ministro de Relaciones Exteriores "reconstruir los puentes" entre Brasil y la comunidad internacional.

Durante los cuatro años de gobierno de Bolsonaro, Brasil había abandonado su tradición de multilateralismo, alineándose en particular con el expresidente estadounidense Donald Trump u otros líderes de la ultraderecha como el húngaro Viktor Orban.

Vieira, quien ya se había desempeñado como jefe de la diplomacia en 2015 y 2016 bajo el gobierno de izquierda de la expresidenta Dilma Rousseff, aseguró durante su discurso de investidura el lunes que "Brasil está de vuelta".

Silvio Almeida, un intelectual negro en Derechos Humanos:

Silvio Almeida, jurista y filósofo de 46 años, es uno de los principales intelectuales negros del país.

Su discurso de jura como ministro de Derechos Humanos fue uno de los más destacados de la semana.

"Ustedes existen y son valiosos para nosotros", dijo, entre estruendosos aplausos, citando uno por uno los grupos más vulnerables de la sociedad brasileña, como los negros, los indígenas, las personas con discapacidad, las personas sin techo y la comunidad LGBT.

lg-jhb/lab/msi/rsr/gm