Brasil tendrá otra "fábrica" de mosquitos modificados para combatir el dengue

Agencia EFE
·2  min de lectura

Río de Janeiro, 15 mar (EFE).- El Gobierno brasileño construirá una nueva planta para la producción de mosquitos "Aedes aegypti" contaminados con una bacteria que les impide transmitir dengue, zika y chikunguña, con el fin de liberarlos en un área afectada por un desastre minero que provocó un desequilibrio ecológico.

La iniciativa fue anunciada este lunes por la Gobernación del estado de Minas Gerais, que será socia en el proyecto comandado por la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), el mayor centro de investigación médica de América Latina y vinculado al Ministerio de Salud de Brasil.

El objetivo es que los mosquitos, a los que se les introduce la bacteria Wolbachia mediante técnicas de modificación genética, puedan ser liberados en Brumadinho, el municipio de Minas Gerais en el que la ruptura en enero de 2019 de uno de los diques en que el gigante minero Vale almacenaba residuos provocó 260 muertes y generó un 'tsunami' de barro que cubrió miles de hectáreas.

La tragedia causó un desequilibrio ambiental y redujo las poblaciones de sapos y ranas, predadores de los mosquitos, lo que provocó un aumento de los insectos y, consecuentemente, de las enfermedades transmitidas por los mismos en la región.

Según la Secretaría de Salud de Minas Gerais, el número de casos de dengue en los 22 municipios afectados por el vertido saltó desde 859 en 2018 hasta 77.741 en 2019. Tan sólo en Brumadinho aumentaron desde 25 en 2018 hasta 2.105 en 2019.

Brasil utiliza desde hace varios años el método Wolbachia de combate al dengue, que consiste en la liberación de los insectos genéticamente modificados, a los que se les introdujo la bacteria que los incapacita para transmitir las enfermedades, para que se mezclen con las poblaciones locales de Aedes aegypti.

Los mosquitos contaminados con Wolbachia, bacteria presente en el 60 % de los insectos del mundo e inofensiva para el ser humano, le transmiten esta característica a sus herederos, con lo que, poco a poco, se reducen las poblaciones en la naturaleza de los que son capaces de transmitir las enfermedades.

El método ha sido experimentado con éxito en regiones de Australia, Indonesia y Vietnam, así como en varias áreas de Brasil, que ya cuenta con este tipo de biofábricas en diferentes ciudades, como Piracicaba, Campinas y Campo Grande.

Según un comunicado divulgado por la Gobernación de Minas Gerais, la biofábrica que será construida para hacer viable el desarrollo del Método Wolbachia de Control de Arbovirosis en Brumadinho y los municipios vecinos será financiada por Vale con parte de los recursos ya aprobados por la compañía para reparar los daños provocados por la tragedia minera.

De acuerdo con el Gobierno regional, el proyecto exigirá una inversión calculada en 57,1 millones de reales (unos 10,4 millones de dólares), de los que 10,7 millones de reales (unos 1,9 millones de dólares) se destinarán a las obras para erguir la planta.

(c) Agencia EFE