Brasil exige que EEUU pague por adelantado un acuerdo para salvar la selva amazónica: fuentes

Jake Spring
·3  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Vista aérea de un árbol en el centro de una parcela deforestada del Amazonas cerca de Porto Velho, estado de Rondonia, Brasil.

Por Jake Spring

BRASILIA, 15 abr (Reuters) - Estados Unidos y Brasil se encuentran en un punto muerto en un acuerdo para detener la destrucción de la selva amazónica, que se ha disparado bajo el gobierno del derechista Jair Bolsonaro, dijeron a Reuters dos personas familiarizadas con el asunto.

Brasil quiere recibir dinero por adelantado para pagar por la protección de la selva tropical más grande del mundo, mientras que Estados Unidos insiste en ver los resultados antes de abrir sus bolsillos, dijeron las fuentes.

Se espera que Bolsonaro asista a la cumbre del Día de la Tierra que comienza el 22 de abril en Estados Unidos.

Si bien el expresidente estadounidense Donald Trump, aliado de Bolsonaro, no llegó a criticar a Brasil por su manejo del Amazonas, el gobierno de Biden ha colocado el tema en el centro de sus relaciones con el país más grande de Sudamérica.

Las conversaciones entre las dos partes comenzaron en febrero con una llamada entre el enviado de clima de Estados Unidos, John Kerry, y los ministros de Medio Ambiente y Relaciones Exteriores de Brasil.

Desde entonces, las negociaciones, de bajo nivel, se han centrado en la creciente destrucción de la parte brasileña de la Amazonía, vital en la lucha contra el cambio climático.

La deforestación en la Amazonía brasileña aumentó en 2019 después de que Bolsonaro asumió el cargo y alcanzó un máximo de 12 años en 2020, cuando un área 14 veces del tamaño de la ciudad de Nueva York fue destruida, según datos del gobierno.

"Esperamos ver un compromiso muy claro para poner fin a la deforestación ilegal, pasos tangibles para aumentar la vigilancia eficaz de la deforestación ilegal y una señal política de que la deforestación ilegal y la invasión no serán toleradas", dijo un portavoz del Departamento de Estado en un comunicado.

"Creemos que es realista que Brasil logre una disminución real de la deforestación al final de la temporada de incendios de 2021", añadió.

El portavoz dijo que Estados Unidos espera que Bolsonaro use la cumbre para demostrar su seriedad sobre el clima y la Amazonía.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil dijo que las reuniones fueron exploratorias y no negociaciones formales. También destacó que sus esfuerzos para combatir la deforestación desde 2006 han evitado miles de millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono.

Para combatir eficazmente la deforestación, "se necesitan grandes recursos, especialmente de la cooperación internacional", dijo el ministerio.

El punto muerto central en las negociaciones sigue siendo cuándo pagaría Estados Unidos a Brasil.

El ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, que lidera los negociadores brasileñas, ha pedido públicamente por adelantado 1.000 millones de dólares en ayuda exterior, que potencialmente podrían provenir de Estados Unidos y otros socios. Una de las fuentes confirmó que se hizo una solicitud en las conversaciones.

Salles dijo este mes al periódico brasileño O Estado de S. Paulo que al recibir ese dinero, Brasil podría reducir la deforestación entre un 30% y un 40% en un lapso de 12 meses.

Pero los funcionarios estadounidenses quieren pagar solo una vez que haya resultados. Eso incluye una disminución en la deforestación este año, según las dos fuentes familiarizadas con las negociaciones.

Bolsonaro pareció cumplir con una de las demandas de Estados Unidos el miércoles, y el periódico Folha de S.Paulo informó que había enviado una carta a Biden afirmando que Brasil pondría fin a la deforestación ilegal para 2030.

El objetivo era parte del compromiso contraído por Brasil en el acuerdo de París bajo el gobierno de izquierda de la expresidenta Dilma Rousseff, lo que siembra dudas sobre si Bolsonaro está trabajando para lograrlo.

Sin embargo, parece poco probable que se llegue a un acuerdo en los próximos días.

"No apostaría dinero", dijo una de las fuentes a Reuters. "No es que haya habido una falta de interés: es solo que no creo que haya habido suficiente tiempo para discutir un acuerdo específico".

(Reporte de Jake Spring; Información adicional de Valerie Volcovici en Washington y Lisandra Paraguassu en Brasilia. Editado en español por Rodrigo Charme)