Brasil empieza a retomar las clases con enormes brechas de desigualdad

Sao Paulo, 8 feb (EFE).- Los colegios públicos del estado brasileño de Sao Paulo, uno de los más afectados por la pandemia, volvieron este lunes a impartir clases presenciales, después de casi un año sin poder hacerlo por causa de la covid-19, que sigue en fase ascendente en el país.

Más de 4.500 escuelas de todo el estado de Sao Paulo, el más rico e industrializado del país, abrieron sus puertas con restricciones para recibir hasta un 35 % de sus alumnos, según informó la Secretaría de Educación.

El retorno a las clases presenciales, que permitirá que unos tres millones de estudiantes puedan acudir a sus colegios, se compaginará con el sistema de educación telemática, a fin de evitar aglomeraciones y reducir al máximo la posibilidad de nuevos brotes.

Las clases se han dividido en grupos, los cuales se irán rotando semanalmente para respetar el aforo limitado, que irá aumentando a medida que la situación sanitaria mejore y las medidas de distanciamiento se flexibilicen.

"La seguridad en primer lugar, pero la educación es esencial para la vida", dijo a los periodistas el Secretario de Educación de Sao Paulo, Rossieli Soares.

"Si seguimos los protocolos, el ambiente escolar es seguro. Diferente de lo que ocurre en un restaurante, en las escuelas sabemos quién viene a diario", completó.

La vuelta de las clases presenciales en Sao Paulo también fue motivo de embate en los tribunales, con decisiones cautelares que suspendían la medida, pero todas fueron enterradas en instancias superiores.

Asimismo, el Sindicato de Profesores de Enseñanza Oficial de Sao Paulo convocó para este lunes una huelga contra el retorno de la educación presencial, pero el Gobierno de Sao Paulo indicó que la paralización ha tenido una adhesión "próxima a cero".

"No tenemos ninguna escuela parada debido a la huelga", manifestó Soares.

El estado de Sao Paulo cerró los colegios públicos en marzo de 2020 debido a la pandemia de coronavirus, que ya ha provocado en esta región de 46 millones de habitantes cerca de 55.000 muertes y 1,85 millones de casos confirmados de la enfermedad.

En todo Brasil ya se han registrado 231.534 decesos y 9,5 millones de infectados desde el inicio de la crisis sanitaria, que ha vuelto a agravarse de manera preocupante en varias zonas del país y especialmente en los estados amazónicos del norte.

(c) Agencia EFE