Brasil: demoscopia consolida opciones electorales de Lula da Silva para la primera vuelta

·4  min de lectura
© Reuters

Según la firma encuestadora 'Datafolha', el rechazo del actual mandatario, Jair Bolsonaro, va en aumento. La intención de voto da como ganador al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien vencería sobre su contendor con el 45%, un resultado que, no obstante, no evita el balotaje. Los expertos sostienen que la cuestionada gestión en la pandemia y la profunda crisis que vive Brasil pueden ser elementos clave para la no reelección del ultraderechista.

Una encuesta revelada por el Instituto 'Datafolha' y publicada por el diario 'O Globo' y 'Folha de São Paulo', muestra que el actual mandatario brasileño, Jair Bolsonaro, no tendrá fácil su ansiada reelección en los comicios generales del 2 de octubre, donde compite de manera directa contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva quien, al calor de la demoscopia, parece consolidar sus opciones electorales.

El 53% de los electores consultados dicen rechazar completamente a Bolsonaro. De entre ellos, el 38% lo hace por Lula. Un porcentaje que no es nuevo para el exmandatario, que siempre ha tenido apoyos en el el seno de su formación política, el progresista Partido de los Trabajadores; pero sí es una cifra inédita para Bolsonaro, “un presidente que pleitea por su reelección", según dijo Carolina Botelho, politóloga e investigadora del Laboratorio de Estudios Electorales de la Universidad de Estado de Río de Janeiro.

A menos de 20 días de los comicios, el izquierdista Lula mantiene el 45% de la intención de voto, mientras que Bolsonaro se hace con el 33%. Esto hace que el margen de éxito para los demás candidatos sea ínfimo.

De confirmarse los resultados de las encuestas el próximo domingo, 2 de octubre, Lula da Silva ganaría pero no evitaría el balotaje, pues para que un candidato resulte ganador de las elecciones en la primera ronda necesita obtener el 50% más uno de los votos válidos emitidos.

Eso sí, la demoscopia también otorga al exlíder sindical la victoria en segunda vuelta, lo que haría de su rival, el ultraderechista Bolsonaro, el primer candidato en perder una reelección desde que se instauró esta figura en la Constitución en 1994.

El actual mandatario, entre el gobierno y la campaña, ha intentado escalar en sus porcentajes de aprobación otorgando subsidios a las capas de población más empobrecidas, pero por el momento esta estrategia parece que no le ha reportado resultados positivos, al menos según este sondeo.

Para la politóloga Botelho, "la reelección normalmente se produce porque el presidente tiene la máquina del Gobierno a su disposición y es una poderosa arma electoral, pero Bolsonaro tuvo una actuación tan mala que consiguió anular esa arma poderosa".

A pesar de tener un margen de maniobra mayor sobre su opositor, Lula da Silva también enfrenta un rechazo generalizado entre la población y ha tenido que salir a las regiones en donde enfrenta mayor resistencia. Bolsonaro, por su parte, ha tomado el mismo camino en la recta final de la campaña.

Precisamente este viernes los dos candidatos salieron a los bastiones de campaña de sus rivales para intentar captar votos. El representante de la izquierda tomó camino hacia los estados del sur, donde Bolsonaro tiene la mayor cantidad de electorado, y el derechista salió hacia el noreste del país, la tierra natal de Lula.

Las mujeres las más reacias a reelegir a Bolsonaro

Según 'Datafolha', las mujeres son el grupo poblacional que presenta más resistencia hacia el actual presidente: el 56% dicen rechazarlo. En Brasil, con un nicho de 156,4 millones de personas con derecho para votar, el 52% de ellas son mujeres.

El amplio rechazo, según analistas, se debe en gran medida al cuestionado manejo que tuvo el mandatario de la pandemia de Covid-19 y su actitud negacionista del virus. Además, la inflación desmesurada que enfrenta el país también está entre las razones del malestar para con Bolsonaro, según afirma Debora Thome, investigadora del Laboratorio de Género de la Universidad Federal Fluminense.

Según la experta, el voto femenino lo influyen temas económicos y de salud. Además, otro de los detonantes es la "brutalidad del discurso" de Bolsonaro, quien es un feroz defensor de las armas y tiene una retórica agresiva contra sus adversarios.

Debido al revés electoral que sufre en las encuestas, el presidente decidió bajarle el tono a su discurso y ofreció disculpas por la forma en la que se refirió a la pandemia.

Según Botelho, "Bolsonaro ataca las instituciones y el Estado de derecho y cuando se ve limitado o constreñido disminuye la radicalización. Forma parte de su estrategia”, y recalcó que el "altísimo rechazo" imposibilita su reelección.

Tras meses de cuestionar el sistema electoral y denunciar las posibilidades de fraude, Bolsonaro por primera vez admitió que si perdía las elecciones entregaría el poder sin dilaciones.

Con EFE y medios locales