Corte autoriza nueva investigación contra Temer

Por MAURICIO SAVARESE

SAO PAULO (AP) — El Supremo Tribunal Federal de Brasil autorizó el martes una nueva pesquisa por corrupción y lavado de dinero contra el presidente Michel Temer, otro caso que incrementa la posibilidad de que sea suspendido del cargo.

El magistrado Luis Roberto Barroso falló que existe evidencia suficiente para que los fiscales investiguen si es que Temer usó su puesto para firmar un decreto en mayo de 2017 y favorecer a una empresa que operaba en el puerto de Santos, cerca de Sao Paulo, a cambio de recibir sobornos.

Barroso también autorizó una investigación a Rodrigo Rocha Loures, ex asesor de Temer acusado de transportar el dinero de los sobornos para el líder brasileño, en un caso por separado.

Temer dijo en un comunicado que él “no había interferido en el debate” el cual derivó en la emisión del decreto, y que “aceptó las deliberaciones y el consejo técnico sin que ninguna presión política manchara el proceso”.

El fiscal general Rodrigo Janot, cuyo intento a principios de este año de someter a Temer a juicio fue rechazado por la cámara baja del Congreso, estará a cargo de la nueva investigación hasta que finalice su periodo el domingo. Raquel Dodge, nominada por Temer, asumirá el puesto de fiscal general a partir del lunes.

No hay un plazo específico para que el fiscal general decida sobre el caso.

Si Janot o Dodge acusan formalmente a Temer, el Congreso deberá votar de nuevo para decidir si el presidente debería ser llevado a juicio. Si dos terceras partes de los diputados autorizan el proceso, Temer será suspendido del cargo hasta por seis meses y el líder de la Cámara de Diputados ocupará la presidencia hasta que concluya el juicio.

Barroso indicó en su fallo que la autorización para llevar a cabo la pesquisa no significa que Temer sea culpable, sino que la justicia calificó a la evidencia como “plausible” y a la petición de investigarlo como “razonable”.

“Nadie debería ser indiferente a la responsabilidad tanto personal como política que una autoridad pública tiene, sobre todo el presidente, al aparecer como investigado en un procedimiento de esta naturaleza. Pero ése es el precio que imponen los principios republicanos”, escribió Barroso.

Janot acusó formalmente a Temer de corrupción y lavado de dinero en julio, pero la Cámara de Diputados decidió no suspender al presidente por supuestamente haber recibido sobornos de los ejecutivos de la empacadora de carnes JBS.

Dos ejecutivos de la compañía fueron detenidos el lunes por supuestamente ocultarle evidencia a los fiscales.

Los políticos pronostican que Janot presentará otro cargo contra Temer esta semana, en esta ocasión bajo el argumento de obstrucción de la justicia y acusándolo de ser miembro de una organización criminal. Esa investigación fue autorizada por el ministro Luiz Edson, del Supremo Tribunal Federal, a principios de este año.