¿Por qué Brasil no puede controlar la pandemia de covid?

HolaDoctor
·5  min de lectura
¿Por qué Brasil no puede controlar la pandemia de covid?
¿Por qué Brasil no puede controlar la pandemia de covid?


A un año de la pandemia de covid-19, Brasil vive su momento más gris.

Mientras otros países dan pequeños pasos hacia la normalidad, Brasil no ha logrado doblegar al coronavirus. Tiene una nueva cepa circulando que es altamente contagiosa, sigue superando sus propios récords de muertes y el sistema de salud no da abasto con la cantidad de hospitalizaciones.

En medio de este escenario crítico, el presidente Jair Bolsonaro sigue desafiando el uso de cubrebocas, como si nunca se hubiera comprobado que previenen contraer el coronavirus.

A pesar de que él mismo tuvo covid, y también su esposa, dijo recientemente que "la gente debe dejar de actuar como maricas y dejar de lloriquear por el virus".

A principios de enero, se registró por primera vez en Manaos (la capital del estado de Amazonas) una nueva cepa del coronavirus que estaba reinfectando a la población, desafiando la creencia de que las segundas infecciones son excepcionales.

Durante la primera ola de covid en Brasil, el 76% de la población de esa ciudad resultó contagiada.

En todo el país, en un solo día, el 11 de marzo, se registaron 2,286 muertes por covid. En 22 de los 26 estados de Brasil, las camas de hospital están ocupadas en un promedio de 80%, y en algunos superaban el 90%, según The Brazilian Report.

Sin un mensaje motivador de prevención por parte del liderazgo político, y tal vez motivados por el discurso oficial anti salud pública y anti ciencia, en algunas ciudades, especialmente durante los días de carnaval, se veía a grupos grandes de personas de fiesta y sin máscara.

En una entrevista con CNN, Joao Doria, el gobernador de San Pablo, dijo que "no hay una coordinación nacional para combatir la pandemia en Brasil. Sería importante que el presidente y los gobernadores enviaran el mismo mensaje a la población, pero esto, desafortunadamente, no está pasando".

Brasil tiene 212 millones de habitantes. Registra hasta el 11 de marzo 11.3 millones de casos, y en este momento es el segundo país del mundo con más muertes, después de los Estados Unidos: más de 275,000.

Un paciente con covid-19 ingresa a un hospital de Brasilia, el 11 de marzo. | Foto: Getty Images

El doctor Mike Ryan, jefe del área de emergencias médicas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su preocupación por la nación sudamericana. El organismo mundial hizo un llamado al gobierno de Brasil para que apoye los esfuerzos de salud pública y a los hospitales.

La OMS teme que la variante del coronavirus que surgió en Manaos se esté propagando rápido no solo en Brasil, sino también en los países aledaños, y en avión, a todas partes.

El Instituto Fiocruz, uno de los centros de investigación más importantes del país, con sede en Rio de Janeiro, se sumó al reclamo, pidiendo al gobierno una agenda nacional para luchar contra la pandemia, con pasos de mitigación concretos.

Infectado pero no convencido

Bolsonaro dio negativo tres veces en marzo de 2020 después de reunirse con el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en Florida. Varios miembros de su delegación que participaron de ese viaje y de los encuentros de los mandatarios luego dieron positivo para covid-19.

Finalmente, confirmó que había dado positivo para covid el 7 de julio de 2020.

Desde el comienzo de la pandemia, Bolsonaro manifestó que el nuevo coronavirus no era más que "un simple resfriado", y que era imposible proteger a toda la población.

Siguiendo su lógica, nunca puso al país por completo en cuarentena, nunca promovió el uso de máscaras ni el distanciamiento social, y las consecuencias inmediatas de salud pública se están viviendo ahora. Las de largo plazo, sociales, económicas y de salud, pueden necesitar décadas para repararse.

|El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (der.). y su jefe de personal, Braga Netto, durante una sesión en Brasilia el 10 de marzo, en la que se sancionó una ley que autoriza a los estados, municipalidades y al sector privado a comprar vacunas contra covid. Foto: Evaristo SA/AFPvía Getty Images.

El ministro de salud de Brasil, Jean Gorinchteyn, anunció que se estaban contratando más médicos para enfrentar la crisis en San Pablo y se estaban abriendo 140 camas de terapia intensiva. En los primeros 10 días de marzo, 38 pacientes de covid murieron mientras estaban en la lista de espera de una cama en estas unidades.

Qué pasa con las vacunas

Después de decir que "nunca recibiría la vacuna", en una conferencia de prensa el 10 de marzo, Bolsonaro, curiosamente usando máscara, cambió el tono de sus ataques a la pandemia diciendo que " la vacuna era el arma contra covid".

Críticos y defensores de los pacientes, que conocen las ambiciones políticas de Bolsonaro, aseguran que este giro tiene que ver con dos cosas: el negocio que significan las vacunas y el hecho de que el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva quedara en libertad y con su nombre honrado, luego de haber estado en prisión acusado de corrupción.

Para la segunda semana de marzo de 2021, solo el 4% de la población del país había recibido la vacuna.

El Instituto Fiocruz junto con el Instituto Butantan se asociaron con AztraZeneca/Oxford y con la productora china de Sinovac respectivamente para producir estas vacunas en Brasil.

La desidia de la administración Bolsonaro con respecto a las vacunas contra covid hizo que el gobierno rechazara un acuerdo para recibir 70 millones de dosis de la vacuna de Pfizer en agosto de 2020.

Ahora, en marzo de 2021, el gobierno recién está comenzando a generar acuerdos con Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson para comprar 100 millones de dosis de la primera compañía, 38 millones de la segunda y 13 millones de la tercera.

Analistas dicen que, más allá de que las vacunas serán bienvenidas, llegan más tarde que en el resto del mundo y no resolverán la feroz crisis de salud pública.