De Brasil a Chile, por la Mesopotamia, con ocho toneladas de marihuana

LA NACION
·2  min de lectura

En plena pandemia por el Covid, el transporte de envases de vidrio de uso medicinal podía ser una buena cobertura. Pero no funcionó. Al menos, no logró engañar al perro antinarcóticos de la Gendarmería que comenzó a olisquear con insistencia el semirremolque del camión de matrícula brasileña que había sido detenido para un operativo de control rutinario en la ruta nacional 14. El chofer advirtió rápidamente lo que sobrevendría y corrió hacia el monte misionero, pero fue rápidamente atrapado. Mientras, entre los pallets de la carga comenzaron a aparecer los bultos envueltos en bolsas de consorcio: eran más de ocho toneladas de marihuana que habían entrado a la Argentina desde Brasil y que tenían Chile como destino final.

Fuentes de la Gendarmería informaron que efectivos de la Sección "San José" del Escuadrón 8 "Alto Uruguay" mientras realizaban controles sobre el "Paraje Centinela", en el kilómetro 785 de la ruta 14, detuvieron la marcha de un camión que era conducido por un ciudadano brasileño proveniente de Foz do Iguaçú, en la zona de la Triple Frontera.

Delitos. Los doce casos policiales que conmovieron este año a la sociedad

Al momento de la inspección, el conductor del rodado, que había mencionado que trasladaba hacia Chile pallets con envases de vidrio para laboratorio, sucumbió a los nervios e intentó huir hacia un campo lindante, siendo rápidamente aprehendido por los funcionarios.

"Ante esa situación, los gendarmes realizaron un registro más minucioso en el que participó el can detector de narcóticos 'León', que reaccionó de forma exaltada ante la presencia de una gran cantidad de bultos envueltos en bolsas de consorcio, tal como lo hace habitualmente ante la presencia de estupefaciente", se explicó.

Mediante el uso de un escáner móvil, los agentes detectaron la presencia de sustancia orgánica dentro de esos bultos.

Ya con autorización del Juzgado Federal de Posadas, realizaron la apertura de 436 bultos que poseían paquetes rectangulares en su interior. Se trataba de 8042 kilos de Cannabis sativa.