Brasil autoriza armas de uso personal para policía

BRASILIA (AP) — Miembros de los distintos cuerpos policiales y bomberos de Brasil podrán adquirir armas de alto calibre para su uso personal, según una disposición dada a conocer el miércoles por el Ejército y criticada por grupos de combate a la violencia.

Una norma publicada por la institución castrense indica que miembros de las policías federal, militar, civil y de carreteras, así como integrantes del cuerpo de bomberos, podrán adquirir para su uso personal armas calibre 357 así como .40 y .45.

"Esas armas son de calibre restricto. La disposición permite que los miembros de esos cuerpos de seguridad los puedan comprar para su uso personal", explicó a Associated Press el coronel Nador Brandao, de la oficina de comunicación del ejército.

El ejército detalló en un mensaje de correo electrónico enviado a AP que la disposición fue adoptada ante un pedido de los diferentes órganos de seguridad y que permite a cada agente obtener las armas de calibre restricto. Con ello, señaló el mensaje, "se permite que el policía escoja el arma que mejor se adapte a sus características y habilidades individuales".

Actualmente los miembros de las policías militar y civil portan revólveres calibre .38 y pistolas .40 cuando están en servicio y tienen derecho a llevarlas a su casa cuando termina su turno. El Estatuto de Desarme de Brasil prohíbe la tenencia de armas en manos de civiles.

"Nos parece muy mal esta disposición, no conseguimos identificar ningún criterio técnico que lleve a esa autorización, ni del punto de vista de la seguridad de los policías ni del punto de vista de una mayor profesionalización de los agentes", comentó Melina Risso, directora del Instituto Sou da Paz (Soy de la paz), de promoción de políticas de combate a la violencia.

Consideró que la decisión contraría la política nacional de control de armas, que apunta a eliminar las armas en manos de civiles y reducir su letalidad. La nueva norma podría poner en circulación armas de mayor calibre.

"Falta ver cómo una arma de más calibre va a proteger más al policía (que está fuera de servicio)", cuestionó Risso.

Recordó que Brasil ha vivido recientemente casos de crímenes cometidos por agentes policiales fuera de servicio, algunos de los cuales se han integrado a grupos de exterminio para cometer homicidios por encargo.

La autorización se produjo una semana después de que la presidenta Dilma Rousseff vetó una ley aprobada por el Congreso que permitía que agentes de seguridad de las prisiones y de escolta pudieran portar armas fuera de servicio.

La mandataria argumentó en el veto que el proyecto implicaría mayor cantidad de armas de fuego en circulación, y contraría la política nacional de combate a la violencia.

Cargando...