Brasil supera las 400.000 muertes por COVID y altas tasas de fallecidos durarán meses

Pedro Fonseca
·3  min de lectura
Sepultureros con trajes protectores bajan el ataúd de un hombre de 29 años, que murió a causa del coronavirus, a una tumba, durante los entierros nocturnos en el cementerio de Vila Formosa en Sao Paulo, Brasil.

Por Pedro Fonseca

RÍO DE JANEIRO, 29 abr (Reuters) - Brasil se convirtió el jueves en el segundo país del mundo en superar las 400.000 muertes por COVID-19 después de Estados Unidos, y expertos advierten que la tasa diaria de decesos seguirá siendo alta durante varios meses debido a las dificultades en la vacunación y al relajamiento de medidas.

El jueves, Brasil informó de 3.001 nuevos decesos por COVID-19, para un total de 401.186 desde el inicio de la pandemia, dijo el Ministerio de Salud.

Un brutal aumento de infecciones de coronavirus este año ha llevado a los hospitales del país al límite de sus capacidades y dejó más de 100.000 fallecidos en apenas un mes.

El número de muertes diarias por COVID-19 en Brasil ha caído ligeramente desde el máximo de más de 4.000 en apenas 24 horas a inicios de abril, lo que ha llevado a los gobiernos locales a relajar los confinamientos.

Pero expertos en enfermedades infecciosas alertaron que estas medidas mantendrán elevado el número de muertes durante meses, ya que no se puede contar solo con las vacunas para contener el virus. Dos expertos dijeron que esperan que los fallecimientos continúen en promedio por encima de 2.000 por día.

"Brasil repetirá el mismo error del año pasado", dijo el epidemiólogo Pedro Hallal, quien dirigió un estudio nacional sobre COVID-19.

"¿Qué hará Brasil ahora? Volver a flexibilizar las restricciones, y eso nos estabilizará en 2.000 muertes por día, como si 2.000 muertes por una sola enfermedad en un día fuera normal", dijo.

India ha superado recientemente a Brasil en promedio de muertes diarias, pero el costo humano acumunaldo en Brasil es más alto, a pesar de tener una población de una sexta parte del tamaño del país asiático.

El aumento de las infecciones está siendo impulsado por la variante del coronavirus P.1 descubierta en Brasil, que se cree que es 2,5 veces más contagiosa que la cepa original.

La campaña de vacunación, con solo alrededor del 13% de la población que ha recibido una sola inyección a la fecha, no ha sido suficiente para detener la propagación sin restricciones sociales, dijo Diego Xavier, investigador del instituto de salud gubernamental Fiocruz.

Los expertos atribuyeron la cifra de muertos al fracaso del gobierno, desde el presidente Jair Bolsonaro hasta muchos gobernadores estatales y alcaldes, en lanzar una respuesta lo suficientemente fuerte a la pandemia.

"Hemos llegado a esta cifra de 400.000 muertes principalmente por la incompetencia gerencial de este gobierno, encabezado por el presidente", dijo Jamal Suleiman, médico del Instituto de Infectología Emilio Ribas.

Bolsonaro ha minimizado la gravedad del virus desde el principio, se ha opuesto a estrictas medidas de confinamiento, no ha respaldado enérgicamente el uso de mascarillas y solo recientemente adoptó las vacunas. El mandatario insiste en que Brasil debe volver a la normalidad, argumentando que las dificultades económicas son tan graves como la pandemia.

Muchos municipios se han quedado sin vacunas y no pueden administrar segundas dosis como estaba previsto, mientras que otros han tenido largas filas porque muchas personas temen que los suministros se agoten.

(Reporte de Pedro Fonseca; reporte adicional de Leonardo Benessatto; escrito por Jake Spring. Editado en español por Marion Giraldo)