Brandon Moreno pone punto final a la gran rivalidad de la UFC con un triunfo brutal sobre Deiveson Figueiredo

De manera enfática, Brandon Moreno puso fin a la gran rivalidad de las 125 libras. Con un golpe totalmente legal y potente, el mexicano obligó a un médico a detener el combate de unificación del título de peso mosca contra Deiveson Figueiredo en la UFC 283 celebrada el sábado en Río de Janeiro.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Figueiredo, quien entró a este choque con el título regular, y Moreno, que poseía el cinturón interino, se enfrentaron por cuarta vez en una saga en la cual habían firmado un empate y una victoria para cada una, mientras intercambiaban cinturones de campeón.

Para esta cuarta y definitiva ocasión, Moreno desplegó sus mejores herramientas de combate y dejó en shock a los miles de fanáticos en la Arena Jeunesse de la ciudad turística que no podían creer la derrota del hombre de casa.

“Definitivamente entiendo a la gente’’, comentó Moreno en medio de abucheos al comentarista de la UFC Daniel Cormier en su entrevista posterior al combate. “Pero la gente tiene que entender que yo sólo estaba tratando de conseguir comida para mi familia’’.

Moreno hizo pensar de inmediato a Figueiredo, mezclando intentos de derribo y una variedad de golpes, mientras que el brasileño mantuvo en vilo a su oponente con estrangulamientos de contraguillotina, incluido uno especialmente amenazador en el segundo asalto.

Los dos primeros rounds fueron muy reñidos, pero quedaba la impresión de que el mexicano sacaba ventaja mínima con un boxeo muy sólido y un juego de piso que le impedía al “Dios de la Guerra’’ sostener un ritmo y encontrarse cómodo delante de su público.

Moreno atacó con una combinación a mitad del tercer asalto que Figueiredo protestó inmediatamente al árbitro Herb Dean. No quedó claro en el intercambio inmediato si el mexicano asestó un puñetazo o un golpe en el ojo de Figueiredo, pero el árbitro no detuvo el combate.

La repetición de ese momento reveló que el nudillo de Moreno era el responsable del daño y que, por tanto, el golpe era totalmente legal. Figueiredo luchó de espaldas el resto del asalto, con el ojo hinchado y terriblemente cortado por debajo.

Un médico examinó a Figueiredo entre el tercer y el cuarto asalto y consideró que no podía continuar, decretando de esta manera el triunfo de Moreno por nocaut técnico que lo convertía en campeón indiscutible por segunda vez en la división mosca.

“Estaba tratando de ser muy, muy inteligente y poner mucho de mi plan de juego en esta pelea’’, agregó Moreno, quien se ha convertido en la gran figura latinoamericana de las artes marciales mixtas. “Estaba muy emocionado en el último combate. Intentaba presionarle mucho esta vez’’.

Figueiredo anunció tras el combate que pasará a la división de peso gallo tras cuatro peleas consecutivas por el título de peso mosca contra Moreno y 25 combates en 125 libras.