Nadie puede decirle a Brad Pitt cómo hacer una escena sexi, ni siquiera Quentin Tarantino

Cuando se trata de posados seductores en el cine, Brad Pitt es un experto. Lo aprendió desde el día que conquistó a la industria con su primera escena iconica de pecho descubierto bailando con un secador de pelo y sombrero de cowboy en Thelma & Louise. Ya sea mirando de perfil, sonriendo o comiendo, este actor sabe cómo seducir a la pantalla en cada uno de sus planos. Para eso no necesita director. Y si bien es una noción que todos los que seguimos su filmografía ya conocíamos, Quentin Tarantino se quedó atónito al descubrir que cuando se trata de Brad y las escenas semidesnudas, él no tiene nada que hacer.

Andrew Cooper; © 2018 CTMG, Inc. All Rights Reserved.

Todos aquellos que vimos Érase una vez en… Hollywood, la película con que Tarantino alcanza su madurez cinematográfica como les contábamos en nuestra crítica, pudimos comprobar que a sus 56 años, Brad Pitt todavía sabe quitarse la camiseta y plasmar un momento de galán de cine. La escena en cuestión tiene lugar cuando sube al techo a hacer unos arreglos y, con el calor del momento, se quita la ropa del torso con una naturalidad y sex appeal que solo unos pocos actores logran delante de una cámara.

Pero antes de plasmar la secuencia en el celuloide (no se rodó de forma digital), Quentin Tarantino -que en esto de dirigir sabe un rato- intentó hacer su trabajo explicándole cómo debía desabotonarse la ropa delante de la cámara. ¿Y qué hizo Brad? Lo mandó a paseo.

Así lo reveló el director en el más reciente episodio del podcast de Amy Schumer 3 girls, 1 Keith, compartiendo la anécdota sobre aquella secuencia y momento de su carrera. “Es curioso porque en realidad, Brad es un poco tímido con estas cosas en público” cuenta Tarantino. “Al mismo tiempo, sabe exactamente qué hacer. Fui y le dije ‘Estoy pensando que quizás te desabotones la camiseta hawaiana, y te la saques de a poco, y luego la camiseta Champion’”, le sugirió para la escena en donde Brad llevaba una camiseta blanca con el logo de la marca Champion y otra de tipo hawaiano por encima.

Pero me dijo ‘¿de verdad? ¿Quieres que pase por toda esa mierda de los botones? Me la sacaré de una sola vez, ¡vete!’ Y pensé, ok, este tipo sabe lo que tiene que hacer, mejor me callo y dejo que el maestro haga su trabajo” continuó de buen humor. “Incluso cuando lo vemos en el cobertizo, la forma en como se pone los guantes de cuero y se coloca el cable en la boca como muy de estereotipo macho. Sabe lo que tiene que hacer”.

Te dejamos la escena para comprender mejor las palabras de Quentin:

Con o sin camiseta, Brad Pitt arrasó en la temporada de premios con su personaje en esta película que sirvió como moraleja al año de la pérdida de la inocencia en Hollywood con el asesinato de Sharon Tate. El actor daba vida a un especialista en escenas de riesgo y doble de Leonardo DiCaprio, cuyo destino se cruza de manera insólita con el de los secuaces de Charles Manson. Se llevó el Óscar, el Globo de Oro, el premio del Sindicato de Actores… no le quedó ni uno sin ganar. Fue la primera vez en toda su carrera que se alzó con una estatuilla de la Academia por su trabajo como actor (ya lo había ganado como productor por 12 años de esclavitud).

De momento, Tarantino sigue manteniendo a sus fans en ascuas a la espera de conocer cuál será su último proyecto cinematográfico. Hace tiempo anunció que se retiraría de la dirección cinematográfica con su décima película para dedicarse, supuestamente, a otras áreas y pasiones, como la escritura. Durante un tiempo se dijo que podría ser su propia versión de Star Trek -que según Simon Pegg nunca verá la luz porque la saga no hace dinero- o Kill Bill 3… pero todavía es un misterio.

Más historias que te pueden interesar: