Brad Pitt y su deseo por "desaparecer y hacer otras cosas"

LA NACION

La última edición de los Oscar fue muy especial para Brad Pitt porque, luego varias décadas en el negocio, fue reconocido con una estatuilla en la categoría "Mejor actor secundario" por su trabajo en Había una vez en Hollywood. Pero poco después de ganar el prestigioso galardón, sorprendió con una declaración en la que se refirió a su futuro en Hollywood.

En una nota que brindó para el programa Good Morning America, el actor de Ad Astra expresó: "Creo que llegó el momento de desaparecer por un tiempo y hacer otras cosas, realmente ansío eso. Creo que ahí puede estar la clave, en mantenerme creativo y permanecer junto a la gente que quiero". De ese modo, Pitt sugiere que no volverá a un proyecto cinematográfico de forma inmediata; y, aunque no se trata de un retiro, sí de un deseo por tomar distancia. Teniendo en cuenta que él tampoco tiene proyectos oficiales en carpeta, las palabras del intérprete ganan peso.

En la misma entrevista, Pitt también hizo un balance de su carrera: "Llevo haciendo esto desde hace treinta años y conocí tanta gente maravillosa en el camino, que siento una gran responsabilidad ante ese amor".

Por otra parte, el intérprete se mostró muy reflexivo cuando habló de su padre y la influencia que ejerció esa figura en su último trabajo: "Veo a mi papá en todo, es así. Hay mucho de él en Cliff. Básicamente la forma en la que se mueve". Cliff, a quien hace referencia, es el personaje al que Brad interpreta en la mencionada película de Quentin Tarantino.

Pero la necesidad por distanciarse de la actuación no significa que Pitt se aleje de Hollywood. El actor de 56 años tiene en carpeta varios proyectos bajo el rol de productor en cine y televisión. Por eso, aunque el popular protagonista de Leyendas de pasión comience a espaciar más sus interpretaciones, su lugar dentro la industria no perderá peso.