En este boxeo es más importante la pegada que lo bonito, como siempre han dicho que el cubano no vende

·2  min de lectura
JORGE EBRO

Después de dos triunfos consecutivos por decisión unánime, Yoanki Urrutia desea retornar a la senda del nocaut. Cuando el cubano suba al ring del Teatro Manuel Artime en La Pequeña Habana para enfrentar a Jurmain McDonald, probará si todo lo que ha hecho en el gimnasio le habrá servido en el apartado del poder.

Urrutia, quien se prepara bajo el cuidado del profesor Osmiri “Morito’’ Fernández y pelea en el estandarte de la promotora M&R Boxing, buscará su novena victoria en el boxeo profesional, pero la sexta por la vía rápida, esa que tanto aprecia el fanático en cualquier parte del planeta.

Con un triunfo fulminante o a la distancia, Urrutia -de Las Tunas y de 25 años de edad- ,es una de las nuevas apuestas del boxeo cubano en los Estados Unidos y este 24 de septiembre y espera seguir creciendo en Miami, pero luego continuar camino hacia un estadio superior.

¿Cómo llegas a esta pelea?

“La preparación ha sido muy buena. He hecho varios sparrings, entrenando siempre fuerte, bien motivado. Enfocado en hacer las cosas como son y en dar el peso con tiempo para llegar en la mejor manera posible a la pelea y que salga todo como esperamos’‘.

Esta es tu tercera pelea del 2022, ¿cómo lo valoras hasta ahora?

“Yo veo que ha sido muy bueno en lo que es la preparación. Para ir subiendo poco a poco, vamos elevando el nivel y sí veo el crecimiento en lo que va de temporada que todavía no ha terminado’‘.

¿Qué deses superar en esta pelea en relación con la anterior?

“Realmente, me gustaría ver avances en la pegada. Hemos trabajado mucho en base a eso para ver como resulta, porque en la preparación física he estado bien, haciendo mis peleas a ocho asaltos. Lo técnico también ha ido marchando bien, pero quiero priorizar el tema de la pegada’‘.

Te noto bien metido en ese tema de la pegada.

“En este boxeo es más importante la pegada que un boxeo limpio, bonito. A la gente le llama más la atención cuando un boxeador es pegador. Siempre han dicho que le cubano no vende. Nos tienen tildados de corredores y que no salimos a fajarnos’‘.

Hay mucho de mito en eso, como que se ha ido quedando.

“Creo que esta nueva generación, con las metas bien puestas y los objetivos bien claros, puede hacer cosas grandes en este boxeo. Me alegra de que los cubanos que llegan tengan oportunidades de salir y hacer sus suenos realidad, porque todos desean boxear como profesionales en los Estados Unidos. Eso me alegra’‘.

¿Por qué deben ir este 24 de septiembre a verte en el Artime?

“Voy a dar un buen espectáculo. Voy a dar lo mejor de mi en esa pelea. Espero que me sigan apoyando’‘.