Arrestan el boxeador puertorriqueño, Félix Verdejo, tras entregarse a los federales con relación al asesinato Keishla Rodríguez, con quien mantuvo una relación extramarital

Jennifer A. Marcial Ocasio, Orlando Sentinel
·7  min de lectura

“Justicia para mi hija. Son unos asesinos”, gritó desesperada la madre de Keishla Rodríguez, la mujer que estaba embarazada del boxeador puertorriqueño, Félix Verdejo, y quien apareció muerta en la Laguna San José en Puerto Rico.

Keila Ortiz, la madre de la víctima, dijo a los periodistas que su hija la llamó antes de que desapareciera el jueves y le dijo que Verdejo iría a su casa para ver los resultados de una prueba de embarazo.

El púgil boricua se entregó a las autoridades federales el domingo por la noche.

“Yo siempre lo supe, cuando una madre tiene ese instinto es eso. Mi hija y mi nieto; eso no se hace”, dijo entre lágrimas ante las cámaras de Telemundo Puerto Rico.

Ortiz insiste en que tanto Verdejo como su esposa son los responsables de este trágico final para Keishla. Las autoridades han dicho que tienen información de primera mano por parte de una persona que ha colaborado con ellos.

Verdejo ahora está detenido por la muerte de Rodríguez Ortiz con posibles cargos de secuestro con resultado de muerte, robo de vehículos con resultado de muerte y la muerte de un menor por nacer, según un affidavit.

De ser hallado culpable, Verdejo podría incluso enfrentar la pena capital debido a las pruebas que las autoridades describen como “contundentes”.

Durante todo el proceso, tanto Verdejo como sus abogados se habían negado a comentar.

Verdejo (27-2, 17 nocauts) es un exolímpico que representó a Puerto Rico en 2012, el mismo año en que se convirtió en boxeador profesional compitiendo en la división de peso ligero. Su carrera se desvió temporalmente después de un accidente de motocicleta en 2016 que lo dejó hospitalizado.

Según el caso que está en manos de la Corte Federal de los Estados Unidos, Verdejo contactó a Keishla para encontrarse con ella a lo que ella accedió y se montó con él en su vehículo.

El testigo que habló con lod federales dijo que Verdejo le pegó en el rostro a la mujer para luego inyectarla con una jeringuilla que tenía una substancia que compraron en un punto de drogas en el residencial Llorens Torres, lee el affidavit.

Según las declaraciones del testigo, acto seguido amarraron a la víctima de brazos y pies con un cable y le colocaron un bloque. “Verdejo y el testigo manejaron los dos autos por el puente Teodoro Moscoso, que conecta con la Laguna San José entre San Juan y Carolina, Puerto Rico”, explica el affidavit.

“Verdejo y el testigo después guiaron hacia el puente, donde la víctima fue removida del vehículo uy lanzada por el puente hacia el agua. Verdejo luego disparó a la víctima con una pistola desde el puente. El auto de la víctima fue abandonado posteriormente”, describe el affidavit.

El caso se dio a conocer desde el jueves, 29 de abril cuando Puerto Rico despertó con la noticia de otra mujer desaparecida y una familia desesperada por saber de su paradero. La madre de la víctima, quien vive en Orlando, llegó a la Isla del Encanto donde reveló que entendía que Verdejo era responsable de su desaparición.

“Ella se iba a encontrar con él esa mañana. Eso fue lo último que hablé con ella, que él quería ver la prueba de sangre de embarazo”, dijo la madre a múltiples medios en Puerto Rico.

Esta incriminó al púgil como responsable de la desaparición de la joven de 27 años y aseguró que Verdejo la había amenazado anteriormente. “Le dije, ‘[que] tenga cuidado’, porque él ya la había amenazado” y le dijo que no tuviera al bebé, mencionando su carrera y familia, dijo la madre solloza.

Verdejo conoce a Rodríguez desde la escuela secundaria y se ha mantenido en contacto con ella, dijeron sus padres. Informaron de su desaparición después de que ella nunca se presentó a trabajar en un negocio de peluquería de animales.

Desde entonces comenzó una búsqueda incesante de la fémina, se entrevistó a Verdejo y a su esposa y los medios dieron cobertura ininterrumpida.

La pesquisa ahora está en manos de las autoridades federales quienes asumieron jurisdicción debido a que el testigo “solo quería hablar con los federales”. Según informaron, el caso ha sido “resuelto” por la Policía y han identificado un sospechoso y colaborador o colaboradores.

Dentro de su dolor, la familia de Keishla agradeció todas las muestras de cariño por parte de la comunidad y la atención y trabajo arduo de la Policía de Puerto Rico.

“Dimos el 200%”, aseguró el comisionado de la Policía, el coronel Antonio López Figueroa sobre la pesquisa. “Nos comprometimos con la madre que íbamos a encontrar [a] los responsables”, dijo mientras resaltó que cerca de 200 oficiales estuvieron involucrados en la investigación.

“Tenemos que fomentar el respeto por la vida”, resaltó López Figueroa ante preguntas de Telemundo sobre qué mensaje le daba a los puertorriqueños.

Encuentran el cuerpo de Keishla

El sábado en la mañana, la noticia que nadie quería escuchar se volvió realidad: el cuerpo de una mujer fue encontrado flotando en la Laguna San José, en la capital de Puerto Rico.

Por horas los medios sobrevolaron la escena en helicópteros mientras la familia esperaba en un bote cercano a que levantaran el cuerpo. Aunque no había sido oficialmente reconocido, los familiares dijeron que sí se trataba de Keishla, pues reconocían la vestimenta que llevaba puesta, el uniforme del lugar donde trabajaba.

Además, un tatuaje en su espalda en la forma de un diamante, símbolo que representa el apodo del púgil puertorriqueño, les confirmaba su peor pesadilla.

El Instituto de Ciencias Forenses de Puerto Rico dijo en un comunicado que Keishla Rodríguez fue identificada a través de registros dentales y que las autoridades analizaban el auto de Verdejo.

La Policía de Puerto Rico confirmó que las autoridades federales colaboran en la investigación de este caso, uno que aseguran cuenta con suficientes pruebas incluyendo videos cerca el puente donde fue arrojada la mujer y mediante el cual pudieron reconocer la marca y tablilla de un vehículo que ha sido identificado como perteneciente a Verdejo.

El sábado en la noche las autoridades regresaron a la residencia de Verdejo para incautar el auto el cual finalmente comenzó a ser analizado por los peritos.

Cientos de personas se reunieron el domingo en el Puente Teodoro Moscoso, el puente que cruza la laguna dónde se encontró el cuerpo de Rodríguez Ortiz, para exigir justicia para ella y otras mujeres asesinadas.

La confirmación del asesinato de Keishla se dio a horas de que las autoridades anunciaron el procesamiento de Miguel Ángel Ocasio Santiago, asesino confeso de Andrea Ruiz Costas.

La mujer de 35 años, que un mes antes de ser asesinada acudió infructuosamente a los tribunales a buscar una orden de protección que le fue denegada, se suma a la lista de mujeres víctimas de la violencia machista en la isla. Una juez del Tribunal Superior anunció una investigación sobre esa decisión.

Reacciona gobernador de Puerto Rico

Ante la alarmante ola de violencia de género que sacude la Isla, el gobernador de Puerto Rico, Pedro Pierluisi reaccionó mediante un comunicado de prensa y dijo que “es crucial que mantengamos este nivel actual de atención al crimen de violencia de género que tanta pérdida, consternación y angustia le trae a nuestra sociedad”.

Pierluisi añadió que “no debe caber duda de que estamos en un estado de emergencia por violencia de género. Todos estamos unidos en oración para que las víctimas de este grave mal social tengan la paz que le robaron durante su vida, para que sus familias tengan el consuelo y la fortaleza que necesitan para sobrepasar esta tragedia, para que estos crímenes no queden impunes y para que podamos erradicar las causas que promueven y permiten esta violencia”.

“El dolor, la rabia y la indignación que sentimos cada vez que somos testigos de un crimen de violencia de género tiene que mantenerse vivo en nosotros para que no descansemos en nuestra responsabilidad de proteger, prevenir y abolir este mal, así como hacer justicia para todas las víctimas. Cada día continuamos trabajando para crear una sociedad que valora la vida, que respeta la dignidad humana y rechaza la violencia en todas sus formas. Esta batalla tenemos que darla hasta ganarla”, dijo.

*Jennifer A. Marcial Ocasio es editora de El Sentinel Orlando. La pueden contactar a jmarcial@orlandosentinel.com y al 407-540-4004.