Borrell, de la UE: El asedio al Capitolio de EEUU es una "llamada de atención" para las democracias

Kate Abnett
·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, durante una rueda de prensa sobre la estrategia de ciberseguridad de la UE, en Bruselas, Bélgica, el 16 de diciembre de 2020

Por Kate Abnett

BRUSELAS, 10 ene (Reuters) - El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, dijo el domingo que el asedio de la semana pasada al Capitolio de los Estados Unidos expuso los peligros de permitir que la degradación de los valores democráticos se descontrole y que la desinformación se difunda por las redes sociales.

"Lo que vimos el miércoles fue solo el clímax de acontecimientos muy preocupantes que han ocurrido a nivel mundial en los últimos años. Debe ser una llamada de atención para todos los defensores de la democracia", dijo Borrell en una entrada en su blog.

"Todo el mundo tiene que entender que si aceptamos revés tras revés, aunque parezca menor, la democracia y sus valores e instituciones pueden perecer con el tiempo y de forma irreversible", dijo Borrell, que habla en nombre de los 27 Estados miembros de la UE.

El presidente Donald Trump se enfrenta a una nueva campaña de juicio político impulsado por los demócratas para destituirlo de su cargo después de que incitara a sus partidarios a asaltar el Capitolio de los Estados Unidos, basándose en la afirmación infundada de que perdió las elecciones del 3 de noviembre debido a un fraude electoral generalizado.

El asalto al Capitolio dejó cinco personas muertas.

"En caso de que alguien tuviera alguna duda, los acontecimientos en Washington también muestran que la desinformación constituye una verdadera amenaza para las democracias", dijo Borrell. "Si algunas personas creen que unas elecciones fueron fraudulentas, porque su líder se lo ha dicho una y otra vez, se comportarán en consecuencia".

Borrell pidió una mejor regulación de las redes sociales, y dijo que esto no podía ser llevado a cabo por las propias empresas.

Twitter suspendió de forma permanentemente la cuenta personal de Trump y el acceso a sus casi 90 millones de seguidores a última hora del viernes, citando el riesgo de una mayor incitación a la violencia. Trump ha usado repetidamente Twitter y otras plataformas para alegar que el resultado de las elecciones fue fraudulento y para compartir otras teorías de la conspiración.

El mes pasado, la Comisión Europea propuso normas para reprimir las noticias falsas en las redes sociales. Estas directrices obligarían a las grandes plataformas online a enfrentarse a los contenidos ilegales y a la manipulación intencionada de las plataformas para influir en las elecciones y la salud pública, o bien se enfrentarían a multas de hasta el 6% de su facturación mundial.

(Información de Kate Abnett; editado por John Chalmers y Raissa Kasolowsky; traducido por Andrea Ariet en Gdansk)