Borrell: "Hay que trabajar con Rusia" y "no tener estrategia de sancionar"

·2  min de lectura

Bruselas, 21 may (EFE).- El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, dijo hoy, en una entrevista con Efe, que "hay que trabajar con Rusia para resolver algunos problemas" y que Bruselas no puede tener "una estrategia de sancionar, sancionar y sancionar".

"Hay que seguir manteniendo vías de comunicación y utilizar las sanciones de alguna manera para mandar un mensaje político, que es para lo que fundamentalmente sirven y también para condicionar los comportamientos de los responsables políticos de esos países", señaló Borrell.

Pero "la política exterior no puede consistir en sancionar", puntualizo el alto representante.

La UE aplicó medidas restrictivas en marzo contra cuatro altos funcionarios rusos relacionados con la condena al opositor Alexéi Navalni y en octubre a otras seis personas y una entidad por su envenenamiento con el agente químico novichok, a los que se prohíbe entrar en territorio comunitario y se les han congelado sus activos en la UE.

"Aplicamos sanciones individuales dirigidas a los responsables políticos y económicos de los gobiernos con los que estamos en desacuerdo, o a sus instituciones o a sus empresas", explicó Borrell.

"Nosotros no aplicamos sanciones de tipo económico que puedan afectar a toda la población de un país. (...) Hay una gran diferencia entre las condiciones desde el punto de vista humanitario de ambos tipos de sanciones", dijo.

Según el alto representante, aunque "desgraciadamente, las relaciones con Rusia en los últimos tiempos no han ido a mejor, por decirlo de forma diplomática", y hay "tensiones territoriales que han conducido a guerras", como en el caso de Ucrania, "no podemos limitarnos a decir que las relaciones son malas".

Existen "algunos temas en los que la cooperación con Rusia es inevitable", dijo Borrell, que puso como ejemplo la lucha contra el cambio climático, "porque estamos interrelacionados y eso es una relación más para pensar de qué manera nuestra relación va a evolucionar en el tiempo".

Al mismo tiempo, dijo que "Rusia tiene que entender que si nosotros avanzamos en una estrategia de cambio climático, vamos a ser cada vez más menos consumidores de su gas y su petróleo".

Y en este sentido, comentó que si "algunos países pueden pensar que el (gasoducto) Nord Stream 2" que está construyendo Alemania "permitirá mejorar el suministro a corto plazo", mientras que otros pueden creer "que será una infraestructura que puede no ser necesaria en el futuro".

Pero a la vez, "esto hará que Rusia busque otros clientes y el único gran cliente que nos puede sustituir es China".

"El cambio climático va a cambiar geopolíticamente el mundo", aseguró Borrell.

(c) Agencia EFE