Borrell dice que en la presidencia de Bolsonaro ya se atacó la base democrática

Bruselas, 12 ene (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, afirmó este jueves que los ataques a la democracia de Brasil vienen de atrás y apuntó a que, durante la presidencia del expresidente Jair Bolsonaro, “se atacaron continuamente los cimientos de una sociedad pluralista y las instituciones democráticas”.

“El ataque a las principales instituciones de Brasil no empezó el domingo pasado. Son el resultado de años de polarización política”, aseveró Borrell en un nuevo artículo publicado en su blog.

El político socialista español señaló que “durante el mandato del expresidente Jair Bolsonaro se atacaron continuamente los cimientos de una sociedad pluralista y las instituciones democráticas”.

"Se demonizó a los partidos políticos, se acosó al poder judicial, se vilipendió a la prensa y se dejó de lado a la sociedad civil en los principales debates”, indicó, y lamentó que las redes sociales agravaran la división de la sociedad brasileña.

“Sabemos que tales burbujas de información alimentan las 'guerras culturales’ y las políticas de identidad”, agregó.

Borrell recordó que, justo tras ser elegido, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, anunció su intención de "curar las heridas de la sociedad" y unir de nuevo al país.

“Esto es ahora más necesario, pero probablemente también más difícil”, consideró Borrell, ya que “hay fuerzas políticas dispuestas a alimentar la radicalización y el caos en un descarado esfuerzo por forzar la intervención de las Fuerzas Armadas”.

Con la vuelta del orden a Brasilia, el jefe de la diplomacia comunitaria alertó sin embargo de que quedan muchos interrogantes sobre las causas de lo sucedido el pasado domingo, cuando seguidores de Bolsonaro invadieron las sedes de los tres poderes democráticos de Brasil, así como la rendición de cuentas.

Para Borrell, lo ocurrido en Brasilia se parece mucho al asalto al Capitolio en Washington en enero de 2021: “El hecho de que dos grandes democracias de las Américas hayan sufrido un ataque físico contra las principales instituciones que encarnan su orden constitucional debería hacernos detenernos a reflexionar”, apuntó.

“La teoría de la conspiración y las noticias falsas juegan claramente un papel central en estos procesos, y la supervisión y regulación de los contenidos de las redes sociales y plataformas digitales volvió a brillar por su ausencia en los prolegómenos de los acontecimientos del pasado fin de semana”, afirmó.

Borrell advirtió de que las desigualdades “pueden amenazar con vaciar de contenido la democracia y destruir la confianza en el bien común” y avisó de que “sería erróneo y complaciente creer que somos inmunes a estas dinámicas” en la Unión Europea.

Igualmente, se refirió a que “estas dinámicas antiliberales son a menudo alimentadas desde el exterior por poderosos y bien dirigidos esfuerzos de manipulación de la información llevados a cabo por regímenes autoritarios”.

En particular aludió a Rusia, “cuyo objetivo es sencillamente destruir la democracia en Europa y en otros lugares”, pero mencionó además a "partidos de extrema derecha y regímenes autoritarios a escala mundial”.

Para hacer frente a estas circunstancias, Borrell instó a limitar la difusión de noticias falsas y aseguró que la UE está dispuesta a cooperar con Brasil en ese ámbito.

(c) Agencia EFE