Borrell avisa a Moscú que mantendrá sanciones si no respeta la paz en Ucrania

Agencia EFE
·3  min de lectura

Bruselas, 11 feb (EFE).- El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, alertó este jueves a Rusia de que las sanciones económicas que Bruselas le impuso en 2014 por la anexión de Crimea continuarán mientras no respete los acuerdos de paz de Minsk.

"La duración de nuestras sanciones económicas contra Rusia continúan vinculadas a la completa aplicación de los acuerdos de Minsk", dijo hoy Borrell, tras reunirse con el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, en el marco del acuerdo de asociación firmado entre Kiev y Bruselas.

Las sanciones, aprobadas por primera vez en marzo de 2014 y renovadas cada seis meses, contemplan un embargo a las importaciones de bienes desde Crimea y Sebastopol, la prohibición de vender a Rusia tecnología de doble uso que se pueda utilizar para reprimir a la población o la inclusión de 177 personas y 48 entidades a los que no se permite entrar en la UE y se les han congelado sus bienes.

"Hasta que los acuerdos de Minks no se respeten, la normalización de las relaciones entre la UE y Rusia no ocurrirá", aseguró el alto representante, un mensaje que también trasladó al ministro de Exteriores ruso, Seguéi Lavrov, durante su tensa visita de la semana pasada a Moscú.

Siete años después de la guerra en el Este de Ucrania, los acuerdos de paz han dado pocos resultados, ya que se siguen violando los llamamientos al alto al fuego y cuestiones como la retirada de las tropas respaldadas por Rusia siguen sin resolverse.

Borrell recordó que la UE no reconoce la anexión de Crimea y mostró a Shmyhal "el apoyo y el compromiso inquebrantable a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania, en base a su frontera reconocida internacionalmente".

Una idea que trasladó a Lavrov, en un viaje tras el cual los ministros de Exteriores de la UE discutirán sobre la posibilidad de aprobar nuevas sanciones contra Rusia por la condena contra el opositor Alexéi Navalny. Asunto sobre el que también hablarán los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre de marzo.

Durante la reunión entre Borrel y Shymhal, a la que también asistió el comisario de Vecindad y Ampliación, Olivér Várhelyi, hablaron sobre el acuerdo de asociación firmado entre la UE y Ucrania, que entró en vigor en 2017.

"Todo el mundo sabe que la alianza con Ucrania es una de las más importantes que tenemos estratégicamente", dijo el exministro de Exteriores español.

Bruselas pidió al primer ministro de Ucrania que continúe con las reformas del sistema judicial y la lucha contra la corrupción, como condiciones para desembolsar el segundo tramo de las ayudas económicas que la UE da a Ucrania, tras una primera entrega de 600 millones de euros.

Shmyhal se comprometió con las reformas y pidió avances en la liberalización de los visados entre la UE y Ucrania.

Várhelyi recordó que cuando pasen cinco años desde la entrada en vigor del acuerdo, se tendrá que revisar, pero para hablar "de nuevas áreas", la CE quiere ver que Kiev avanza en las demandas de Bruselas.

(c) Agencia EFE