Borrell apoya la "prometedora" transición en Sudán en su primera visita

Agencia EFE

Jartum, 29 feb (EFE).- El alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell, realiza una visita oficial de dos días a Sudán, cuya transición desde el derrocamiento del expresidente Omar al Bashir en abril de 2019 hasta la actualidad ha calificado de "prometedora".

Borrell se reunió en Jartum con el primer ministro sudanés, Abdallá Hamdok, que asumió el cargo el pasado agosto después de un proceso de negociaciones entre los militares que apartaron del poder a Al Bashir y los partidos y grupos civiles que protagonizaron la revuelta popular que forzó su salida.

"La transición en Sudán es un ejemplo prometedor de lo que la ambición puede lograr", afirmó el jefe de la diplomacia europea a través de su cuenta de Twitter.

Asimismo, anunció un paquete de 100 millones de euros de ayuda extra para apoyar la transición y las reformas económicas en Sudán, sumido en una grave crisis que está en el origen de las protestas que entre diciembre de 2018 y abril de 2019 pusieron fin al mandato de 30 años de Al Bashir.

Por su parte, Hamdok apreció "la postura de la Unión Europea en apoyo a Sudán y a su revolución popular por la libertad, la paz y la justicia".

El primer ministro, que visitó recientemente la sede de la UE en Bruselas, calificó ese apoyo de "estratégico a favor del interés de Sudán y de la región".

Borrell también se reunió con Abdelfatah al Burhan, jefe del Consejo Soberano sudanés, el principal órgano de gobierno de la transición, integrado por militares y civiles.

El enviado europeo le transmitió al uniformado "la importancia de la naturaleza civil de la transición", además de abordar con él las formas en las que la UE puede apoyar y cooperar con las autoridades sudanesas, dijo en un tuit.

Esta es la primera visita de un alto representante europeo a Sudán desde el fin de la dictadura y el comienzo de la apertura del país árabe a la comunidad internacional, que aisló al régimen de Al Bashir por su supuesto apoyo al terrorismo y violaciones de los derechos humanos, sobre todo en el conflicto de Darfur.

Estados Unidos impuso sanciones al Gobierno islamista de Al Bashir que aún no ha levantado por completo y Jartum está haciendo una amplia campaña diplomática para obtener el apoyo político y financiero del exterior en esta nueva era.

(c) Agencia EFE