Boris Johnson fue imprudente en la reforma de su RESIDENCIA, pero no hubo conflicto de interés

·1  min de lectura
El primer ministro británico, Boris Johnson, recibe a su homólogo húngaro, Viktor Orban, en la residencia oficial de Downing Street, Londres, Reino Unido.

Por Michael Holden

LONDRES (Reuters) - El primer ministro británico, Boris Johnson, permitió "imprudentemente" que se llevara a cabo una reforma de su residencia sin un examen más riguroso de su financiación, pero no incumplió el código de conducta ministerial, según un informe oficial publicado el viernes.

En las últimas semanas, Johnson se ha enfrentado a un intenso escrutinio sobre cómo se financió la reforma, que en algunos medios de comunicación se estima que tuvo un costo de cientos de miles de libras.

El viernes, el asesor independiente sobre los intereses de los ministros, Christopher Geidt, publicó un informe sobre el asunto en el que se eximía al primer ministro de un conflicto de intereses o de infringir el código ministerial.

Sin embargo, el informe criticó a Johnson.

"El primer ministro -de forma imprudente, en mi opinión- permitió que se llevara a cabo la reforma del departamento del número 11 de Downing Street sin tener en cuenta de forma más rigurosa cómo se iba a financiar", dijo el informe.

El informe señala que un donante del Partido Conservador, David Brownlow, pagó una factura por una parte del costo de la reforma, pero afirma que Johnson no estaba al corriente de ello y que posteriormente pagó él mismo la totalidad del importe cuando se enteró a través de los medios de comunicación.

(Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.