Boric anuncia la creación de una Comisión por la Paz para lograr pacto con pueblo mapuche

El presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció el viernes la creación de una Comisión por la Paz y el Entendimiento para determinar la demanda de tierras, eje del histórico conflicto con el pueblo mapuche en la zona de La Araucanía, al término de una esperada visita de dos días.

El mandatario precisó en esta región azotada por la violencia y con presencia de grupos indígenas radicalizados y autonomistas, que la Comisión funcionará desde marzo 2023, con una composición "totalmente transversal, que dé garantías a todos los sectores".

"Invito a todos los actores de la región a que formemos una Comisión por la Paz y el Entendimiento. Pero ojo, esta no es una comisión para hacer un diagnóstico, ya se han hecho suficientes".

"Es una comisión para que tomemos las recomendaciones que los organismos nacionales e internacionales han hecho para buscar una solución al conflicto de la región", dijo en conferencia de prensa el Presidente.

Agregó que "será una comisión con una agenda abierta donde todos podrán plantear sus puntos de vista, pero con un mandato muy específico: determinar con claridad la demanda de tierras de las comunidades mapuches y proponerle al país mecanismos concretos con plazos concretos para saldar y reparar esta deuda que el Estado de Chile tiene con el pueblo mapuche".

El presidente izquierdista de 36 años, apuntó que era importante fijar plazos entre las partes y también advirtió que no será posible "restituir todas las tierras".

"Una vez que determinemos toda la demanda de tierra, hay algo que es muy importante decir: no será posible restituir todas las tierras, hay muchas ciudades del sur de Chile que fueron construidas sobre tierra que antaño fueron mapuche y esas ciudades deben ser preservadas", sostuvo el presidente Boric.

Además indicó que en este diálogo no deben quedar al margen los derechos de aquellas personas no mapuche  "que hace generaciones se establecieron en estas tierras y echaron raíces".

- Diálogo abierto -

Boric se reunió con dirigentes comunales, empresarios, autoridades de localidades rurales e incluso ofreció una entrevista a una radio de Lonquimay, comuna a 740 km al sureste de Santiago en la frontera con Argentina, donde se mostró distendido y reconoció errores de su Gobierno en el abordaje inicial de este conflicto.

Reiteró en varias declaraciones que hay que hacer lo necesario por "aislar a quienes creen que la violencia es el medio".

La esperada visita de Boric a esta región donde habita una mayoría de las comunidades mapuche, estuvo precedida por una serie de ataques, como incendios a una escuela y una iglesia rurales, y cortes de rutas.

Incluso durante la noche del jueves al viernes, cuando Boric se alojó en una austera cabaña en Lonquimay, se registraron otros atentados similares con la quema de un camión y una vivienda en esta zona donde parte del conflicto es la explotación de la rica industria forestal.

En lo que va de año se han registrado al menos ocho muertos de la llamada violencia rural.

- "Sin atajos" -

La Coordinadora Arauco Malleco (CAM), una de las principales organizaciones radicales mapuche, rechazó esta primera visita del presidente a la zona y apoyó acciones violentas.

Boric calificó el jueves de "cobardes" los ataques en la región.

En algunos casos son de "carácter terrorista", dijo y los comparó con acciones propias de los nazis en los años 1930 y otras de la época de la dictadura militar en Chile (1973-90), una declaraciones que el viernes eran recibidas como alivio, incluso elogios, por parte de la oposición política.

"Tuvimos como Gobierno, y creo que es importante reconocerlo, un paso en falso en nuestra primera visita, en donde pecamos de voluntarismo y tuvimos unos incidentes muy complicados que afectaron a nuestra ministra del Interior de entonces, a mi querida compañera Izkia Siches", dijo a la radio en referencia al primer acercamiento fallido de su Gobierno a este conflicto.

Ocurrió en Temucuicui, localidad rural donde se dirigía la entonces ministra del Interior, dos días después de la asunción en marzo del presidente Boric, cuando su comitiva fue amedrentada con balazos al aire.

Entonces "nos dimos cuenta de que la situación en La Araucanía hay que abordarla sin atajos y acá no se pueden hacer maniobras comunicacionales, sino que uno tiene que venir con una agenda sólida, robusta y por eso nos demoramos en prepararlo", indicó.

pb/dga/cjc