Boric digiere amplio rechazo a propuesta constitucional en Chile y empieza a delinear un nuevo rumbo

·3  min de lectura
Foto del domingo de un grupo de chilenos celebrando el rechazo a la propuesta de Nueva Constitucion en Valparaiso, Chile

Por Natalia A. Ramos Miranda

SANTIAGO, 5 sep (Reuters) - El presidente chileno Gabriel Boric y su coalición se sacudían el lunes tras el rechazo a una propuesta constitucional y buscaban delinear un nuevo acuerdo para conducir el proceso, mientras el mandatario alista cambios en su gabinete tras un resultado que analistas ven como castigo a su gestión.

El mandatario progresista, que asumió el mando en marzo con una votación histórica y muy alto respaldo pero que ha visto caer con fuerza su popularidad, sufrió un duro golpe con el resultado del domingo después de haberse alineado con la opción de aprobar la propuesta constitucional.

Con un 99,99% de las mesas escrutadas hasta la mañana del lunes, la autoridad electoral reportó que el "Rechazo" al texto se impuso con 61,8% de los votos contra 38,1% del "Apruebo", un resultado que superó con creces las estimaciones de todas las encuestas que desde hace meses señalaban que la opción de rechazar corría con ventaja.

"Esto genera otro escenario, mucho más desfavorable para el Gobierno", dijo a Reuters el analista político René Jara, de la Universidad de Santiago.

"Los actores políticos que se sienten ganadores tendrán más fuerza para definir las reglas del juego, pero vamos a ver cuál será la habilidad del mandatario para acotar esas voluntades y asegurar los mínimos que permitan al sector del Apruebo sentirse representados y convocados", añadió.

La noche del domingo, en un sobrio discurso, Boric dijo que "ha hablado el pueblo de Chile y lo ha hecho de manera fuerte y clara".

"Esta decisión de los chilenos y chilenas exige a nuestras instituciones y actores políticos que trabajemos con más empeño, con más diálogo, con más respeto y cariño, hasta arribar a una propuesta que nos interprete a todos, que dé confianza, que nos una como país", añadió.

Golpeado por una caída en la popularidad en medio de una desaceleración económica, alta inflación, una crisis migratoria y un agudo conflicto indígena, entre otras dificultades, el presidente anunció también durante el discurso que haría un cambio en su gabinete, que se prevé para esta semana.

"En parte es un voto de castigo para el Gobierno. Hay por supuesto otros factores, pero hay un voto de rechazo a la falta de iniciativa del gobierno en algunos temas urgentes para la ciudadanía", dijo René Jara.

Los mercados reaccionaron con optimismo el lunes luego de la abrumadora derrota de la propuesta, que también había sido cuestionada por su eventual impacto económico.

Para trazar el camino constitucional Boric se reunió la mañana del lunes con los presidentes de la Cámara de Diputados y del Senado, ambos de la coalición oficialista. Con un régimen presidencialista fuerte y un Congreso que debe dar los respaldos legislativos, el mandatario es quien debe dar continuidad y definir cómo seguirá el proceso.

El presidente ya había dicho que si se rechazaba la propuesta el proceso tendría que partir de nuevo, con otra convención redactora, porque la voluntad de cambiar la constitución vigente heredada de la dictadura y que fuera escrita por una asamblea elegida para ese propósito ya había sido aprobada ampliamente en un plebiscito en octubre de 2020.

Pero los próximos pasos del proceso, si se convocará a un nuevo plebiscito, o quién redactará una segunda propuesta, son justamente los detalles que tendrán que definir los políticos.

"Ojalá que en un tiempo acotado podamos establecer una convención que le dé a Chile una nueva Constitución que realmente nos reencuentre", dijo a Reuters el exdiputado demócratacristinano Fuad Chahín, que fue parte de la asamblea constitucional pero apoyaba el "Rechazo" junto a otros políticos de centroizquierda que decidieron no respaldar el texto.

(Reporte de Natalia Ramos. Editado en por Javier Leira)