Boric anuncia comisión para abordar reclamo indígena por tierras en convulsionado sur de Chile

Integrantes de la etnia Mapuche protestan por la visita del presidente Gabriel Boric a Villarrica, Chile

SANTIAGO, 11 nov (Reuters) - El presidente chileno Gabriel Boric anunció el viernes la creación de una comisión para estudiar y resolver la demanda de comunidades de la etnia mapuche por tierras, en una zona del sur del país azotada por el violento conflicto entre grupos radicales y el Estado.

En el segundo y último día de su visita a la región de La Araucanía, epicentro de la extensa disputa, Boric propuso que la comisión comience a trabajar en marzo próximo y entregue una propuesta antes de la conmemoración de los 200 años de un acuerdo firmado en 1825 entre representantes del pueblo mapuche y la naciente república chilena.

"Invito a todos los actores de la región a que conformemos una comisión por la paz y el entendimiento", anunció.

El mandato de ésta será "determinar con claridad la demanda de tierras de las comunidades mapuche y proponerle al país mecanismos concretos con plazos concretos para saldar y reparar esta deuda que el Estado de Chile tiene con el pueblo mapuche en un plazo que acordemos entre las partes".

Boric, que señaló que el actual mecanismo para devolución de tierras no es suficiente solución, matizó sin embargo con que "no será posible restituir todas las tierras", aludiendo a ciudades levantadas en territorios reclamados históricamente y a generaciones de familias no mapuches que "se establecieron y echaron raíces" en esos lugares.

La violencia ha recrudecido en los últimos años en regiones del sur del país donde por años algunas comunidades han reclamado por la devolución de tierras, entregadas a privados y donde actualmente existen vastas operaciones forestales.

Al iniciar su visita el jueves, Boric marcó un giro en su manera de abordar el conflicto y criticó duramente la violencia en la zona, sacudida por frecuentes ataques incendiarios a propiedad pública y privada, cortes de caminos y sabotajes que generalmente son adjudicados por grupos radicales.

El gobierno también fortalecerá la seguridad de la zona con foco en el robo de madera y el control de armas, entre otros.

(Reporte de Natalia Ramos. Editado por Fabián Cambero)