Las bondades de la leche materna en cachorros

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 29 (EL UNIVERSAL).- Al igual que en los humanos, la leche materna es una fuente de energía y nutrientes para los perros. De ahí que, a medida de lo posible, deba procurarse su ingesta durante las ocho semanas posteriores al nacimiento.

"Ésta constituye su primer alimento. De ahí provienen, en el nivel más óptimo, las proteínas, aminoácidos y carbohidratos que se requieren. Además, es de fácil digestión y perfectamente compatible con la capacidad que los cachorros tienen en sus primeros días de vida", señala Emilia Tobías Ruvalcaba, gerente técnica de Boehringer Ingelheim.

La nutrición no es la única función de la leche materna, también está la de protegerlos de enfermedades (como moquillo, parvovirus o rabia) después del parto. Esta defensa se obtiene a través de los llamados anticuerpos maternos, mismos que se captan, en mayor cantidad, durante las primeras horas de vida.

"Un cachorro debería estar con su madre, por lo menos, las primeras tres o cuatro semanas, ya que en ese tiempo se suele transmitir este balance diseñado por la naturaleza de todos los elementos nutricionales que requiere, adicional a los anticuerpos", explica la médica veterinaria.

Lactancia y destete

Por lo general, las madres producen leche durante siete u ocho semanas después del parto, aunque, en ocasiones, este periodo puede ser más corto debido a alguna deficiencia en la nutrición de la hembra. Por ello, es importante que reciba un aporte óptimo de proteínas y agua.

De acuerdo con los especialistas de Royan Canin, la lactancia es una de las etapas de mayor exigencia física para las perras y sus necesidades energéticas aumentan de tres a cuatro veces más de lo normal. De ahí que su dieta deba ser rica, además de proteínas, en grasas y otros elementos como calcio.

¡Atención con la lactancia!

Durante esta etapa, especialistas recomiendan:

1. De la semana uno a la tres, aumentar sus comidas diarias de dos a tres.

2. En la semana cuatro, sube a cuatro sus comidas diarias.

3. A medida que los cachorros se vayan destetando, reduce gradualmente su ingesta de comida hasta alcanzar de nuevo la cantidad previa a la gestación.

"Los cachorros consumirán leche siempre que su mamá la produzca. Entre la cuarta y quinta semana, los pequeños empiezan a explorar su entorno y comienza a llamarles la atención el alimento", apunta Emilia Tobías Ruvalcaba. Para esos primeros seis meses, existen dietas premium con ingredientes específicos para una nutrición adecuada.

Una mala alimentación en el cachorro, sobre todo en una etapa temprana, puede traer secuelas en distintos grados; por ejemplo, afectar el desarrollo de sus órganos o hacerlos más susceptibles a enfermedades. Por tal motivo, ésta no debe tomarse a la ligera, mucho menos durante las primeras semanas.

Respecto al destete, "la propia madre va a provocarlo alrededor de la sexta o séptima semana de vida", asegura la médica veterinaria. Es, justamente, el paso del alimento líquido al sólido el que, según expertos, marca el comienzo de la separación de los cachorros. Cabe señalar que alejarlos de modo temprano puede acarrearles, más tarde, problemas como agresividad, ansiedad o hiperactividad.

¿Sabías que?

Durante la lactancia, las necesidades energéticas de la madre aumentan de tres a cuatro veces más de lo normal.

La perra produce, durante esta etapa, alrededor de tres veces su peso corporal en leche durante seis a siete semanas.

La madre no recurre a sus reservas corporales para obtener energía, sino que lo hace a través del alimento. Por ello, su peso debe mantenerse durante la lactancia.

Fuente: Royal Canin

Efectos en la vacunación

Si por alguna circunstancia, como quedar huérfanos desde el primer día, los ‘peludos’ no pueden alimentarse con la leche materna, hay diferentes sustitutos en el mercado para cubrir las necesidades de nutrición. "No obstante, no tendrían la protección que brindan los anticuerpos maternos.

"Por lo tanto, se tendría que hacer un cambio en el programa de vacunación de los cachorros, o sea, acudir por su primera vacuna alrededor de las seis semanas. Aquellos animales que no consumieron leche materna suelen tener un sistema inmunológico menos maduro", apunta Emilia Tobías Ruvalcaba.

Hasta la semana 12 de vida, los cachorros que tuvieron oportunidad de alimentarse de su madre van a conservar una alta cantidad de anticuerpos en su organismo. Esto es importante conocerlo, ya que "cuando la vacunación ocurre en presencia de altas concentraciones de estas sustancias maternas, puede llegar a haber una neutralización de las vacunas. Es decir, el anticuerpo materno se encuentra con el antígeno de la vacuna y lo neutraliza, por lo que ésta va a tener un menor grado de actividad y se requerirán entonces un mayor número de refuerzos", advierte Emilia Tobías Ruvalcaba.

¿Deben darles agua a los cachorros?

De acuerdo con la gerente técnica de Boehringer Ingelheim, la cantidad de este líquido requerida por su organismo durante la etapa más temprana es proporcionada en su totalidad por la leche materna, por lo que no hay necesidad de brindar una cantidad adicional.