El bombardeo ruso a un edificio en Dnipro dejó al menos 35 muertos

© REUTERS / CLODAGH KILCOYNE

RFI recogió los testimonios de algunos habitantes de Dnipro, al este de Ucrania, tras el ataque ruso que destruyó el sábado un edificio. El balance se eleva a 35 muertos y 75 heridos. Informe de nuestros enviados especiales Aabla Jounaïdi y Boris Vichith.

Eran alrededor de las cuatro de la tarde cuando saltó una alerta de misiles y sonó una enorme explosión en el centro de la ciudad.

En esta zona residencial frente al río Dniéper, una sección entera de un edificio se derrumbó sobre sí misma. En el lugar del edificio, que ha quedado reducido a polvo, puede verse un enorme boquete, informan nuestros corresponsales especiales en Dnipro, Aabla Zhunaydi y Boris Vishith.

"Ese sábado, todo el mundo estaba en casa", dijo un residente. Tras el bombardeo, la gente gritaba y llamaba a sus familiares. Un hombre gritó "papá" al vacío. Los equipos de rescate desalojaban a los transeúntes. Una mujer intenta atravesar el cordón de seguridad haciendo señas a sus familiares, dos sombras apoyadas en un balcón intacto a pocos metros del enorme agujero dejado por el derrumbe del edificio.

"Mi hija y mi marido están en el séptimo piso", dice la mujer. "Gracias a Dios que están vivos. No están heridos. ¡Pero estoy muy enfadada! Los rusos deben pagar por esto. Deshagámonos de todos ellos. Los odio. Los odio".

Las ambulancias van y vienen. Los equipos de rescate y los voluntarios están ocupados. Grandes manchas de sangre ensucian el suelo. Se llevan el cuerpo sin vida de una persona en una camilla.

Bajo la montaña de escombros, probablemente haya al menos docenas de víctimas. Llegamos en cuanto nos enteramos del incidente", dice Olga Vilhovska, una voluntaria.


Leer más sobre RFI Español