Boluarte no irá a jura de Lula por falta de vicepresidente

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, durante una conferencia de prensa con reporteros extranjeros en el Palacio Presidencial, en Lima, Perú, el 29 de diciembre de 2022. (AP Foto/Martín Mejía) (ASSOCIATED PRESS)

LIMA (AP) — La presidenta de Perú, Dina Boluarte, enviará al primer ministro, Alberto Otárola, y a la canciller, Ana Gervasi, a Brasil para la toma de posesión de su homólogo Luiz Inácio Lula da Silva, uno de los líderes de izquierda de América Latina que respaldó su ascenso al poder tras la destitución de Pedro Castillo por haber intentado disolver el Congreso.

El gobierno peruano había expresado especial interés en que Boluarte estuviese presente en el cambio de mando en Brasil, pero no se pudo concretar ante la falta de un vicepresidente que pueda asumir las funciones de la mandataria durante su ausencia, como establece la Constitución del país andino.

Los ministros viajarán el sábado para asistir a la ceremonia programada para el 1 de enero, y regresarán al país un día después, según la resolución.

Otárola y Gervasi habían destacado la conveniencia de que Boluarte ejerza la diplomacia presidencial y apuntaron que Brasil era una oportunidad significativa para dar ese paso en la región, donde los gobiernos de izquierda se distanciaron de ella y se solidarizan con Castillo.

Para Gervasi, este viaje era una oportunidad para que Boluarte aclarase “ciertas dudas que pueden tener algunos países respecto a lo que sucedió constitucionalmente en el Perú”.

Lula fue uno de los primeros líderes de izquierda latinoamericanos en manifestarse favorablemente sobre la llegada de Boluarte a la presidencia. “Entiendo que todo fue remitido en el marco constitucional”, afirmó el presidente electo de Brasil el 7 de diciembre.

Boluarte asumió el poder luego de que Castillo, que era presidente desde 2021, fuese destituido por el Congreso tras intentar disolver la cámara con un mensaje televisivo el 7 de diciembre. La mandataria, que había sido compañera de fórmula de su predecesor, fungía como vicepresidenta y era su sucesora constitucional.

Castillo está detenido mientras las autoridades lo investigan por presunta rebelión y conspiración. Su arresto y el cambio en el gobierno provocaron protestas que han dejado 27 muertos y cientos de heridos. Los manifestantes exigen nuevas elecciones, el cierre del Congreso y la renuncia de Boluarte.