Los bolsos en el monasterio: a cuatro años del video que condenó a José López y desnudó la corrupción

LA NACION

El 14 de junio de 2016, el exsecretario de Obras Públicas José López quedó grabado cuando pretendía esconder en un convento casi 9 millones de dólares y un fusil

La imagen fue irrefutable. José López, exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo, llegó a las puertas del convento de las Monjas Orantes y Penitentes Nuestra Señora del Rosario de Fátima, de General Rodríguez, a las 3.02 de la madrugada. Era el 14 de junio de 2016. Llevaba una mochila y dos bolsos. Tocó el timbre, pero las monjas no le abrían. Dejó apoyado en el piso su fusil ametralladora calibre 22 e insistió con el timbre. Caminó hacia un costado y a otro, y trajo otros dos bolsos. En el baúl del auto llevaba además una valija llena de billetes. En total, casi 9 millones de dólares, se sabría poco después. A las 3.11 una de las hermanas se asomó por la ventana junto a la puerta, corrió la cortina y le abrió.

Hoy, cuatro años después, López cumple una pena de seis años de prisión por enriquecimiento ilícito. La pena máxima. Es de los pocos exfuncionarios kirchneristas que sigue preso. El coronavirus, que favoreció la salida de muchos de sus excompañeros, no le permitió dejar la cárcel.

El kirchnerismo rompe los límites, los acuerdos y las promesas

Convertido en "arrepentido", tampoco integra el grupo de exfuncionarios a los que defiende el kirchnerismo cuando denuncia un "lawfare". Después de haber apuntado contra Cristina Kirchner, López entró en el Programa de Protección de Testigos e Imputados, pero sigue tras las rejas.

El exfuncionario está alojado en la cárcel de Marcos Paz, aislado del resto de los detenidos. Aquella supuesta confesión tampoco le sirvió para reducir su pena en esta causa. Tal vez lo ayude en el caso de los cuadernos de las coimas, en el que está acusado de haber sido parte de una trama de los sobornos, un caso que todavía está en trámite.

En la causa por enriquecimiento, que será siempre recordada en los tribunales como la causa del video de los bolsos en el convento, el año pasado, los jueces Ricardo Basílico, Adrián Grünberg y José Antonio Michilini condenaron a López y, sin muchas discusiones, coincidieron en imponerle la pena máxima por el cargo que tenía, lo burdo de la maniobra y el monto del dinero involucrado. El caso se convirtió en símbolo de la corrupción.

López está preso en la cárcel de Marcos Paz, condenado por enriquecimiento ilícito

La hermana Celia, la monja que lo ayudó a esconder el dinero, fue absuelta. Los empresarios Andrés Galera y Eduardo Ramón Gutiérrez fueron condenados como testaferros de López (con penas a dos años y seis meses de prisión), lo mismo que su exmujer, María Amalia Díaz (dos años de prisión). Todos fueron acusados de haber contribuido a "esconder" la fortuna de López.

El tribunal no le creyó cuando López declaró que la plata no era suya sino que "suponía" que venía de Cristina Kirchner porque se lo dio su exsecretario Fabián Gutiérrez la misma noche en que llevó los bolsos a General Rodríguez. Según su relato, López tuvo una reunión previa con Gutiérrez en el hotel NH de la calle Bolívar y luego le mandaron los nueve millones de dólares custodiados por dos personas, una en moto y la otra en auto que, siempre según él, lo siguieron hasta el convento. Los jueces no encontraron evidencia alguna que corroborara estas afirmaciones.

Qué dijo Cristina Kirchner sobre los bolsos

Cristina Kirchner habló del video en una entrevista de 2018."Lo odié", dijo de López. "Fue una cosa muy fuerte, yo estaba en Calafate y, cuando vinieron a decirme, a contarme porque no miro televisión no alcanzaba a comprender la escena. Me parecía brutal, grotesca y no entendía qué había pasado", dijo. Declaró que aún se preguntaba quién sería la persona que le había entregado a López ese dinero.

Crece la incertidumbre y la preocupación en la Corte Suprema por las reformas que impulsa Cristina Kirchner

Los jueces dieron por probado que López acumuló en su patrimonio de manera ilegal 8.982.047 dólares, 153.010 euros y 159.114 pesos, además de dos relojes Rólex Oster y uno marca Omega. Los jueces decomisaron ese dinero y lo entregaron por mitades a los hospitales de pedriatría Garraham y Gutierez para equipamiento, insumos e investigación.

López fue condenado a seis años de prisión, la máxima pena prevista para el enriquecimiento ilícito

La soledad de López se hizo palpable el día de la lectura de su condena. Él se sentó a la derecha la sala, del lado de la fiscalía. Ninguno de los otros acusados, sentados a la izquierda del tribunal, lo quería a su lado.

El origen del dinero de los bolsos, que según López era "plata de la política", nunca quedó claro. Eso no se veía en el video.