Bolsonaro usó un dato falso para afirmar que Brasil "inflaba" las muertes por la covid-19

·2  min de lectura

Brasilia, 17 ago (EFE).- Una comisión del Senado reafirmó este martes la sospecha de que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se valió de datos falsos para afirmar que el número de muertos por la pandemia de covid-19 era "inflado" por gobernadores y alcaldes.

El grupo parlamentario tomó declaración a Alexandre Marques, un funcionario del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) que admitió ser el autor de un "papel de trabajo" que Bolsonaro citó, como si fuera un documento oficial de ese órgano fiscalizador, para afirmar que el país tenía al menos "un 50 % menos de muertos" por covid.

El mandatario hizo esa declaración en junio pasado, cuando ya el país sumaba 475.000 muertos por coronavirus (hoy son casi 570.000) y acusó a alcaldes y gobernadores de "inflar" esas cifras a fin de recibir más recursos financieros del Estado para atender la crisis sanitaria.

La información fue desmentida en su momento por el TCU, pero aún así Bolsonaro insistió en que "documentos" de ese organismo admitían la posibilidad de que los muertos por covid-19 fueran "exagerados" en forma fraudulenta.

El funcionario del TCU precisó ante la comisión que ese "papel de trabajo" era sólo parte de una discusión "preliminar" que fue dejada de lado cuando se constató que no había fraudes en las cifras de muertos, que por el contrario podían sufrir una "subnotificación" por falta de test en muchas zonas del país.

"Era una discusión muy inicial", explicó el funcionario, quien confesó que le envió ese "papel de trabajo" a su padre, el coronel Ricardo Silva Marques, que a su vez se lo transmitió a Bolsonaro.

"Mi padre es amigo del presidente y se lo envió. Me indigné con eso, porque jamás imaginé que lo compartiría con alguien", declaró.

Marques también aclaró que en el "documento" que el mandatario hizo circular en unos grupos de mensajería se había "agregado" el logotipo del TCU, que no figuraba en el "papel de trabajo" que le había enviado a su padre y luego le había llegado a Bolsonaro.

"El discurso del presidente" sobre la base de ese "papel de trabajo" fue "totalmente irresponsable", añadió el funcionario, quien incluso calificó de "indebido" su uso.

De acuerdo al senador Randolfe Rodrigues, vicepresidente de la comisión, la inserción del logotipo del TCU "para darle carácter oficial" a ese documento puede suponer algo más grave que la propia difusión de información falsa.

"Podemos estar frente a un crimen contra la fe pública y un caso de falsificación de documentos", declaró Rodrigues, secundado por otros senadores de la oposición.

La comisión parlamentaria, que investiga posibles omisiones del Gobierno frente a la pandemia, ya ha descubierto negociaciones irregulares con vacunas así como otros asuntos sospechosos, como la distribución de medicamentos sin efectividad contra el coronavirus en la red de salud pública.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.