Bolsonaro no se rinde: ordenó producir millones de dosis de cloroquina, la “droga contra el Covid-19” que no tiene respaldo de la OMS

·2  min de lectura
Jair Bolsonaro
Jair Bolsonaro

BRASILIA.- El gobierno de Brasil ordenó producir cuatro millones de dosis de hidroxicloroquina, droga que el presidente Jair Bolsonaro recomienda para los pacientes con coronavirus pese a que no tiene el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Ministerio de Salud, dirigido por Eduardo Pazuello, requirió al estatal Instituto Fiocruz que produzca el medicamento que fue concebido para enfermos de malaria. “Se encuentran en fase de adquisición 4 millones de comprimidos de difosato de cloroquina de 150 mg para ser distribuidos conforme las orientaciones del Ministerio de Salud para tratamiento precoz de pacientes con Covid-19”, dice un documento al que tuvo acceso el diario Folha de San Pablo.

El parte oficial precisa que la compra será costeada con un fondo especial creado por Bolsonaro a través de la Medida Provisoria 940, de abril de 2020, que destinó 9,4 mil millones de reales (1,3 mil millones dólares) para hacer frente a la pandemia.

El ministro de Salud brasileño, Eduardo Pazuello, junto al presidente, Jair Bolsonaro
Joédson Alves


El ministro de Salud brasileño, Eduardo Pazuello, junto al presidente, Jair Bolsonaro (Joédson Alves/)

En junio Bolsonaro telefoneó a su entonces par estadounidense, Donald Trump, para agradecer el envío de “dos millones de dosis” de hidroxicloroquina. El mandatario contrajo coronavirus en julio y dijo haberse recuperado gracias a la mencionada droga cuyo consumo recomendó a la población.

En enero de este año, la Procuraduría abrió una investigación preliminar sobre Pazuello debido a una serie de medidas adoptadas frente a la crisis del Covid-19 en la Amazonia, donde instruyó que se recete hidroxicloroquina en los puestos de salud públicos.

De acuerdo a datos oficiales, el gobierno ya ha gastado más de 100 millones de reales (cerca de 20 millones de dólares) tanto en hidroxicloroquina como en otros medicamentos de cuya eficiencia ante el coronavirus duda buena parte de la comunidad científica hasta finales de enero.

Coronavirus: la variante británica “va a barrer el mundo”, según una experta inglesa

En ese marco, el magistrado Benjamín Zymler, miembro del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), remitió al Ministerio de Salud un pedido de explicaciones fundamentado, entre otros factores, en que la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) no llegó a autorizar el uso de esas medicinas contra la Covid-19.

Zymler subrayó que “no hubo una manifestación de Anvisa”, órgano regulador del sector sanitario, “sobre los medicamentos a base de cloroquina para el tratamiento de la covid-19 y tampoco la hubo de organismos internacionales”, por lo cual no existe “amparo legal” para que sean usados en la red pública de salud.

Sin embargo, ese antipalúdico usado contra la malaria forma parte de un grupo de medicinas que el Ministerio de Salud ha determinado que se apliquen a pacientes de coronavirus como parte de lo que ese despacho y el propio Bolsonaro califican de “tratamiento precoz”.

Agencias ANSA y DPA