Bolsonaro quiere a un pastor evangélico en la Corte Suprema de Brasil

·3  min de lectura
Jair Bolsonaro quiere alguien "terriblemente evangélico" en la Corte Suprema
Eraldo Peres

BRASILIA.- El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, anunció que designará a su exministro de Justicia André Mendonça, un pastor presbiteriano, para ocupar un cargo en la Corte Suprema, cumpliendo su promesa de imponer en el máximo tribunal del país a un juez “terriblemente evangélico”.

Con el posible nombramiento, “Dios estará más presente en aquella institución, porque donde entra la palabra de Dios entra la armonía, entra la paz, la prosperidad”, dijo Bolsonaro.

“Vamos a presentar esta noche el nombre de André Mendonça”, dijo este lunes Bolsonaro a periodistas en Brasilia, tras reunirse con el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF), Luiz Fux.

Viajó por un fin de semana a una isla paradisíaca: un año y medio después sigue sin poder irse

“He conversado mucho con el pastor Mendonça, le hice un pedido, o mejor dicho le di una misión, que en todas las primeras sesiones (no explicó si semanales o mensuales) del STF pida la palabra para hacer una oración” en el recinto de la Corte, declaró el presidente.

La designación de Mendonça, de 48 años, como uno de los once jueces del STF debe publicarse en el Diario Oficial y luego ser sometida a la aprobación del Senado. Pero Bolsonaro no ve mayores riesgos de rechazo.

“Hay una gran posibilidad de que sea aceptado y cada día gana más adeptos”, afirmó.

Quién es Clarissa Ward, la corresponsal de CNN que no les teme a los talibanes

De ser aprobado, Mendonça, actual ministro de la Abogacía General de la Unión (AGU, que representa los intereses del Estado), sustituirá a Marco Aurelio Mello, que se jubiló este lunes a la edad obligada de 75 años.

Su designación es vista como una victoria de los sectores conservadores, ya que el STF, además de juzgar a autoridades con fueros, funciona como corte constitucional, dirime en divergencias y marca el rumbo en temas como derechos de las minorías, aborto, drogas o acceso a las armas.

La gestión de Mendonça en la AGU estuvo marcada por su alineamiento con el gobierno, como cuando abogó a favor de la autorización de cultos religiosos presenciales a pesar de la pandemia de coronavirus que arreciaba en el país.

Bolsonaro, que en 2019 prometió designar un juez “terriblemente evangélico” en el STF, destacó el factor religioso en el nombramiento de Mendonça. La primera vacante, en 2020, frustró esas expectativas, dado que nombró a un magistrado, Kassio Nunes Marques, que no pertenece a ninguna iglesia pentecostal.

Según el profesor y abogado de derecho público Michael Mohallem, la actuación de Mendonça “hasta tiempos recientes no estaba marcada por su vínculo con la fe”.

“Es alguien que expresa su fe, pero me parece que la idea de un ministro ‘terriblemente evangélico’ tiene que ver ante todo con el mensaje que Bolsonaro quiere enviar a los líderes evangélicos, a las iglesias, para obtener un retorno electoral” en las presidenciales de 2022, dijo Mohallem.

Nacido en Santos, San Pablo, Mendonça se ha especializado en temas de combate a la corrupción.

Entre abril de 2020 y marzo de 2021 fue ministro de Justicia y Seguridad Pública en sustitución del exjuez anticorrupción Sergio Moro, quien se fue del gobierno acusando a Bolsonaro de intentar interferir políticamente en la Policía Federal (PF).

Agencias AFP y ANSA

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.