Bolsonaro desincentiva la vacunación de la covid-19 en niños y minimiza las muertes

·2  min de lectura

Brasilia, 6 ene (EFE).- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió este jueves a desincentivar la vacunación contra la covid-19 en niños y minimizó las muertes en ese grupo poblacional, un día después de que su Gobierno incluyera a regañadientes a los menores de entre 5 y 11 años en la campaña nacional de inmunización.

El mandatario, uno de los líderes mundiales más negacionistas sobre la pandemia, advirtió, sin aportar pruebas, de "posibles efectos colaterales a partir de los 22, 23 o 24 años", si los padres deciden vacunar hoy a sus hijos contra el coronavirus.

"¿Qué hay detrás de todo eso? ¿Cuál es el interés de Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria)? ¿Cuál es el interés de aquellas personas taradas por la vacuna? ¿Es por su vida, por su salud?", cuestionó el gobernante en una entrevista en la Radio Nova FM de Pernambuco.

La vacunación anticovid de los niños entre 5 y 11 años fue autorizada por Anvisa el pasado 16 de diciembre con la fórmula de Pfizer, pero el Ministerio de Salud no incluyó a ese grupo poblacional en su plan de inmunización hasta este miércoles.

Esa demora se debió a la oposición del jefe de Estado y del propio ministro de Salud, Marcelo Queiroga, a proteger contra el coronavirus al público infantil, aunque finalmente el Gobierno cedió ante las crecientes presiones de entidades políticas, jurídicas y médicas.

Sin embargo, Bolsonaro continuó este jueves con su particular campaña contra la inmunización de esa franja etaria e incluso dijo desconocer casos de muertes entre menores de 5 a 11 años por esa enfermedad en el país.

"Yo me pregunto: ¿alguien sabe de algún niño que haya muerto de covid? Tengo delante a 10 personas y nadie levantó la mano", señaló el capitán retirado del Ejército.

Según datos del Ministerio de Salud, desde el inicio de la pandemia al menos 311 menores de entre 5 y 11 años han fallecido por la covid-19 en el país suramericano, aunque algunas entidades médicas sostienen que la cifra es mayor.

El presidente brasileño, quien afirma con orgullo que no se ha vacunado contra el coronavirus, reiteró además su negativa a inmunizar a su hija de 11 años.

Brasil es, junto con Estados Unidos y la India, uno de los países más castigados por la pandemia de coronavirus, con 22,3 millones de infectados y cerca 620.000 fallecidos.

En el último mes ha habido además un "apagón" de datos provocado al parecer por un ataque informático a los sistemas del Ministerio de Salud que está dificultando conocer con exactitud la evolución de la pandemia en el país, en un momento en el que la variante ómicron se expande de forma descontrolada.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.