Bolsonaro comparó precios de combustible en Londres y Brasil sin considerar niveles de ingresos

·3  min de lectura

En su visita a Inglaterra para el funeral de la reina Isabel II, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, grabó un video en el que compara el precio del combustible en ese país y en Brasil, y afirmó que, en Londres, cuesta "prácticamente" el doble. Pero en la secuencia, compartida más de 63 mil veces en redes sociales en portugués y español desde el 18 de septiembre de 2022, el mandatario hace un paralelismo incompleto. Para poder comparar hay que tener en cuenta las diferencias en el nivel de ingresos de la población en cada país, entre otros elementos, explicaron economistas a la AFP.

Bolsonaro en Londres muestra los precios del combustible en una estación de servicio inglesa: Son el doble que en Brasil”, rezan entradas que comparten la secuencia en Twitter (1, 2), Facebook (1, 2, 3) y Telegram.

Captura de pantalla de un tuit realizada el 23 de septiembre de 2022

El video, compartido originalmente en portugués, fue grabado en una estación de servicio londinense. Bolsonaro aparece frente a un cartel digital que muestra el precio del litro de combustible a 1,61 libras y afirma que este valor convertido a la moneda brasileña sería de aproximadamente 9,70 reales, un precio que sería "casi el doble del promedio de muchos estados de Brasil". El mandatario también asegura que la gasolina en Brasil es "una de las más baratas del mundo".

Según el conversor de divisas del Banco Central de Brasil, con los valores de tipo de cambio del 19 de septiembre de 2022, la conversión realizada por Bolsonaro es correcta. Sin embargo, la comparación entre los precios no tiene en cuenta el valor del salario mínimo en los dos países.

A diferencia de Brasil, en Inglaterra los trabajadores cobran por hora y los honorarios varían según la edad: si el empleado es menor de 18 años, recibe 4,81 libras por hora trabajada. Los mayores de 23 años reciben 9,50 libras.

Captura de pantalla tomada el 19 de septiembre de 2022 en el sitio web del gobierno británico ( .)

Por ley, los británicos no pueden superar las 48 horas semanales de trabajo, salvo en determinadas condiciones.

En Brasil, en cambio, la Constitución establece que la jornada laboral no puede superar las 40 horas semanales. El salario mínimo definido en junio de 2022 es de 1.212 reales al mes, o 5,51 reales por hora trabajada.

Según los datos proporcionados por el gobierno del Reino Unido, el salario de un profesional de 23 años que trabaja 40 horas a la semana es de 1.520 libras, o el equivalente a unos 9.075 reales al cambio del 19 de septiembre de 2022. En valores brutos, hay una variación de aproximadamente 7.863 reales entre el salario básico brasileño y el británico.

Captura de pantalla tomada el 19 de septiembre de 2022 de la página de conversión de moneda del Banco Central de Brasil ( .)

El salario de los profesionales del Reino Unido de entre 21 y 22 años, en las mismas circunstancias, sería de 1.468,80 libras, el equivalente a 8.769 reales, aproximadamente. Y el salario de los trabajadores de entre 18 y 20 años, 1.092,80 libras, el equivalente a 6.524 reales.

Para Marcello Bolzan, profesor de economía del Instituto de Estudios para el Desarrollo y el Gobierno (Ideg), el discurso del presidente Bolsonaro no se sostiene porque, por lógica económica, hay que pensar en las diferencias de poder adquisitivo:

"La cuestión fundamental no es la diferencia entre los precios de la gasolina en Inglaterra y en Brasil, sino el esfuerzo económico que hace un brasileño para conseguir un litro de gasolina en comparación con el esfuerzo que tiene que hacer un inglés para conseguir un litro de gasolina en su coche".

Bolzan también dijo que, entre otros factores, hay que tener en cuenta el nivel de ingresos del que dispone la gente para el consumo.

"A un precio unitario de 1,61 libras, como verificó el presidente Jair Bolsonaro, un inglés tendría capacidad (poder) para comprar 998 litros de gasolina. (...) Como la gasolina por aquí [en Brasil] tiene un costo unitario de 5,22 reales, el consumidor brasileño sólo podría comprar 232 litros con su salario. Nuestra capacidad de compra es mucho menor".

El economista argentino Martín Kalos, director de EPyCA Consultores, coincidió en la importancia de tener en cuenta el poder adquisitivo, y agregó:

“La comparación debería incluir un montón de otras variables para saber si el precio más barato o más caro del combustible impacta en que la población tenga mejor o peor calidad de vida”.

Uno puede comparar cualquier precio de manera más o menos directa y decir ‘está más barato o más caro’. Pero es un precio puntual, no significa mucho”, detalló el economista, y señaló la necesidad de evaluar “el costo de vida general, el poder adquisitivo del salario, a la vez que variables como la distribución del ingreso y del ingreso promedio de la población, los programas de transferencia que haya a la población por parte del Estado”, entre otros elementos que permiten “entender la capacidad de subsistencia en general de la población”.

El 1 de septiembre de 2022, Petrobras anunció una reducción de 25 centavos en el litro de gasolina vendido a los distribuidores. El precio medio del litro de combustible pasó a ser de 3,25 reales, un 7% menos que el valor anterior.